Manos Limpias pide investigar si los compinches de Nóos se acogieron a la amnistía fiscal

El sindicato Manos Limpias, personado como acusación popular en el caso Nóos, ha solicitado al juez instructor, José Castro, que oficie a la Agencia Tributaria si el Duque de Palma, Iñaki Urdangarín, la Infanta Cristina, el exvicepresidente del Instituto Nóos Diego Torres y su mujer, Ana María Tejeiro, se han acogido a la amnistía fiscal para regularizar fondos supuestamente evadidos u ocultos.

Mediante un escrito presentado ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, al que ha tenido acceso Europa Press, la entidad solicita de este como medio de prueba que Hacienda acredite si todos ellos, al amparo del Real Decreto Ley 12/2012 de 30 de marzo, se han beneficiado de la amnistía fiscal “como personas físicas” así como por mediación de alguna de sus sociedades.

Más en concreto, Manos Limpias, representada en esta causa por la letrada Virginia López Negrete, se refiere a las empresas Nóos Consultoría Estratégica, Intuit Estrategy Innovation Lab, Shiriaimasu, Virtual Strategies, Aizoon -de la que Urdangarin es copropietario al 50 por ciento junto a su esposa-, De Goes Center For Stakeholder Management, Blossom Hills, Instituto Nóos y la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FCDIS).

Así las cosas, el sindicato busca conocer si tanto los anteriores imputados como la Infanta habrían procedido regularizar la situación tributaria de capitales ocultos o evadidos, amparándose en la anterior normativa, que contempla esta posibilidad a cambio de pagar un gravamen especial, quedando así los contribuyentes exonerados de cualquier penalización o sanción.

En este caso y más en concreto en el de Urdangarin, en su deposición del pasado sábado ante el juez, el Duque negó disponer de cuentas bancarias en el exterior ni de ningún testaferro para desviar fondos procedentes de Nóos. Los investigadores libraron comisiones rogatorias a Suiza, Andorra y Luxemburgo con el objetivo de averiguar si se desviaron a estos países dinero del Instituto formalmente presidido por el Duque entre 2004 y 2006.

De hecho, la Fiscalía apunta que el marido de la Infanta Cristina cobró presuntamente 140.000 euros, a través de testaferros, en una cuenta corriente domiciliada en Suiza por la búsqueda de inversores en favor de la empresa Inversiones Financieras Aguas de Valencia (AGVAL), servicios por los que inicialmente pactó percibir 125.000 euros trimestrales junto a su colaborador José María Treviño, trabajos que finalmente no fructificaron.

FONDOS BLOQUEADOS EN UNA CUENTA DE TORRES EN LUXEMBURGO

Mientras tanto, en lo que a Torres y su mujer se refiere, el juez mantiene bloqueados unos 960.000 euros depositados en una cuenta bancaria de Luxemburgo, cuya titularidad está en manos de Torres y su mujer. Sobre estos fondos, el exsocio de Urdangarin, interrogado por el magistrado el pasado día 16, justificó que se trataba de ahorros de su esposa que trasladó desde una cuenta de Antorra por no fiarse del sistema bancario de este Estado.

De hecho, el magistrado, ante la justificación del destino del dinero, se dirigió al imputado aseverando: “Por favor, no nos podemos contentar, aunque usted es el que impone, porque si dice ‘no declaro más’, no declara más; pero hombre, satisfaga nuestra curiosidad un poco más, porque eso no encaja”.

CUENTA A NOMBRE DE BLOSSOM HILL

Una manifestación que el magistrado realizó en el momento en que interrogaba al encausado en torno a una cuenta que Torres abrió en el banco Crédit Agricol de Luxemburgo, presuntamente a nombre de la empresa Blossom Hill, perteneciente al entramado de empresas de Nóos, a pesar de que Torres aseguró no recordar si era así.

Al respecto, Torres manifestó que “en esa fecha supongo que era mejor tener una cuenta corriente en Luxemburgo y se transfirió con la intención de pasar los ahorros personales a esa otra cuenta. No sé la titularidad exacta de la misma, sobre esto prefiero no comentar, porque realmente me equivocaría, supondría y no sabría”.

Según recalcó, transfirió los ahorros desde una cuenta de Andorra debido “a los rumores de que el sistema financiero andorrano, pues podía pasar por serios problemas y tenerlo en un banco con riesgo no nos parecía apropiado; no me parecía apropiado”. Así, lo pasaron a “otra zona”, a Luxemburgo, que “considerábamos más segura”. “Yo hacía bastante actividad de formación en Andorra, conocía empresarios, le pidieron a ella que hiciera algunas colaboraciones y dejó algunos ahorros en esa cuenta”, explicó.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.