En Mallorca un 36% de los menores de 16 años viven por debajo del umbral de la pobreza

El responsable del Observatorio de la Infancia y la Adolescencia, Serafín Carballo, ha advertido este miércoles de que el 36% de los niños menores de 16 años vive por debajo del umbral de la pobreza en Mallorca, lo que representa entre 40.000 y 45.000 menores en riesgo de exclusión, según el primer informe de esta entidad que refleja los datos de 2011.

Carballo ha tildado estas cifras de “preocupantes”, puesto que los menores de 16 años que viven por debajo del umbral de la pobreza han pasado de representar un 22,8% en 2006 a un 36% en 2011, por lo que “la escalada ha sido muy importante en muy pocos años”.

En opinión del responsable del Observatorio, “la radiografía del colectivo de riesgo es preocupante por varias razones”, entre ellas que el nivel de pobreza en Mallorca está por encima que el del resto del Estado, con un 32,4% frente a un 23% respectivamente, así como que la mayor tasa se da entre el colectivo de menores de 16 años.

Carballo ha indicado que un 10% de los menores tiene abierto un expediente en los servicios sociales de atención primaria -“una proporción que nunca se había alcanzado”- y, de éstos, un 65% tiene dificultades económicas y de integración social.

De la misma forma, uno de cada cien menores cuenta con expediente abierto dentro de los servicios especializados, aunque según ha apuntado el director de la entidad, “el tsunami de la crisis no ha llegado aún a este ámbito, pero lo hará en los próximos tiempos”.

Del total de jóvenes atendidos por los servicios sociales, “un poco más de la mitad” son inmigrantes.

En el sector educativo, Mallorca está a la cabeza de “la inadaptación, fracaso y absentismo escolar”, ha proseguido Carballo, que ha alertado de que los jóvenes que “salen antes de tiempo” del sistema no se integran en procesos productivos, sino que son propensos a los “estilos de vida asociales y al consumo de estupefacientes”.

“Muchos niños están resistiendo bien, pero la pobreza es un factor de riesgo importante de fracaso evolutivo posterior”, ha sentenciado.

Por lo que respecta al ámbito sanitario, el director ha destacado “las altas tasas de madres adolescentes, de interrupciones voluntarias del embarazo entre este colectivo, de consumo de tóxicos y de casos de violencia de género entre los menores.

“Dada la magnitud del problema la respuesta institucional es escasa e insuficiente”, ha manifestado el responsable del Observatorio, que ha señalado que a pesar de que más de la mitad de las prestaciones sociales se destinan a Infancia, Juventud y Familia, se debe avanzar “mucho más” en la elaboración de programas destinados a este colectivo.

Carballo ha considerado que los diferentes ámbitos -familia, Sanidad, Educación y Servicios Sociales- deben coordinarse para trabajar en esta población de riesgo, así como todos los municipios, para elaborar iniciativas de prevención que eviten que “más adelante el problema sea mayor”.

Por su parte, la coordinadora del Área de Menores y Familia del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS), Teresa Martorell, ha manifestado que la “foto fija” que se desprende del informe muestra que la crisis económica ha propiciado un modelo de familia “que no es sostenible”.

Por eso, Martorell ha propuesto que se evalúen los servicios que se prestan a este colectivo, ya que “se gasta mucho en tratamiento y poco en prevención”, y que se reduzca el tiempo de intervención tras la evaluación de los casos y ha añadido que se trabajará en esa línea.

La coordinadora del Área de Menores ha valorado “el esfuerzo realizado por el IMAS para poner en marcha recursos especializados” y ha asegurado que no se han disminuido las prestaciones, que ascienden a 30 millones de euros, sino que han aumentado en 2 millones de euros”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.