El periodo de rebajas finaliza con un 27% del stock aún por comercializar

El pequeño y mediano comercio de Mallorca ha vendido el 73 por ciento de los productos de temporada con los que inició las rebajas de invierno, lo que supone el peor resultado de una campaña de invierno desde las rebajas de 2008, en las que el comercio despachó el 70 por ciento de su stock, según PIMECO.

Así lo señala un informe elaborado por la patronal a partir de los resultados obtenidos por el comercio minorista de la isla entre el 1 de enero (inicio de las rebajas liberalizadas) y el 7 de marzo (fecha en la que tradicionalmente finalizaban las rebajas).

En su escrito, PIMECO destaca que tan sólo un 9 por ciento de los comerciantes ha mejorado sus ventas en comparación a las rebajas de invierno de 2012, mientras que un 22 por ciento las ha mantenido y un mayoritario 69 por ciento ha vendido menos.

“Desde 2009 nunca habíamos tenido unas rebajas de invierno con un porcentaje tan alto de comerciantes que afirmen que sus ventas han descendido” subraya la patronal, que cifra en un 24 por ciento la caída de la valoración de la presente campaña de rebajas frente al mismo periodo de 2012.

Sobre esto, PIMECO recuerda que antes del inicio de las rebajas hubo un 7 por ciento de comerciantes que confiaba incrementar las ventas de 2012, un 35 por ciento que aspiraba a mantenerlas y un 58 por ciento que esperaba vender menos.

En cuanto al tipo de descuento que los comerciantes han aplicado a sus productos, éste se ha situado en una media del 55 por ciento, lo que supone un incremento del 2 por ciento frente a la tasa de rebaja media de 2012 (53 por ciento).

En base a estos resultados, la patronal tacha la campaña de rebajas como “una de las peores de la década”, y vaticina que buena parte de los comerciantes mallorquines alargarán sus descuentos hasta finales de marzo.

Por otro lado, PIMECO resalta que la liberalización de las rebajas “ha creado una considerable incertidumbre y desconcierto”, que se ha reflejado en el comportamiento de compra de los clientes y consiguientemente en las ventas de los productos rebajados.

“Si en años anteriores las primeras semanas eran las más importantes en términos de venta, este año el flujo comercial se ha ido distribuyendo a lo largo de todo el mes de enero, para ir perdiendo intensidad a partir de la segunda semana de febrero” remarca la patronal.

Finalmente, PIMECO valora que la política de precios a la baja aplicada por los comerciantes, la retracción de las ventas en la temporada ordinaria y las condiciones climáticas del mes de febrero “han impedido que las rebajas de este año se sitúen en los mismos valores que los del ‘crac’ de las rebajas de invierno de 2009, aunque no por ello dejan de ser una de las peores rebajas de los últimos años”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.