El PSIB pide contundencia municipal para dejar claro que no hay vuelta atrás en Son Banya

El Grupo Municipal Socialista en Palma ha denunciado hoy el peligro de retroceso en el proceso de desmantelamiento de Son Banya que supone la parálisis y la falta de voluntad del gobierno del PP para continuar el plan de erradicación del poblado. Así lo ha explicado hoy la concejal socialista Virginia Abraham, que ha puesto encima de la mesa datos preocupantes: el Ajuntament no sólo no ha derribado ni una sola de las 42 barracas que tienen sentencia firme para su demolición, sino que ha constatado la existencia de hasta 9 nuevas viviendas que se han levantado en los últimos meses.

“A pesar de los acuerdos adoptados por parte del Pleno del Ayuntamiento de Palma, que pretendían dar un nuevo impulso a la línea de trabajo establecida y de las buenas palabras de la presidenta del Patronato Municipal de Realojo y Reinserción Social, la realidad es que desde hace casi dos años no ha habido ninguna voluntad política por parte del alcalde Isern para dar continuidad al Plan para la erradicación del Poblado de Son Banya” ha denunciado Abraham.

Los socialistas proponen soluciones reales adaptadas a la situación económica del consistorio, que permitan elaborar un nuevo calendario de trabajo para adaptar el plan a la nueva realidad social y poder dar respuesta a las familias que están dispuestas a abandonar Son Banya. Pero reclaman al gobierno de Isern “que actúe con contundencia para dejar claro que no hay vuelta atrás” y, por ello, piden la demolición de las nuevas barracas, de las que tienen sentencia judicial y un mayor control para evitar nuevos asentamientos.

El pasado octubre, el pleno de Cort aprobó por unanimidad dar un nuevo impulso al plan de erradicación del poblado y buscar vías para el realojo de aquellas personas que están dispuestas a normalizar su situación fuera del principal espacio de distribución y venta de droga de Mallorca. Además, el consistorio se comprometió a iniciar la demolición inmediata de las barracas sobre las que existía sentencia judicial favorable a los intereses municipales.

Lejos de impulsar el plan de erradicación del poblado, la situación se ha agravado con la construcción de 9 nuevas barracas en lo que va de año, de las cuales el consistorio reconoció que sólo había podido proceder a la demolición de tres y que no hay previsión de actuar en el resto.

Lo más preocupante, según la concejal del PSIB-PSOE es que ni tan solo los acuerdos de pleno aprobados por unanimidad hace pocos meses se cumplen. “La no ejecución de los acuerdos por falta de voluntad política está considerado un grave incumplimiento desde la perspectiva del buen gobierno local, según el código de buen gobierno que aprobamos en el pleno pasado” recuerda Abraham, quien añade que “si hay 24 sentencia firmes favorables, el Ajuntament de Palma tiene la obligación de iniciar de manera inmediata la demolición de estas barracas, en cumplimiento del punto 3 del acuerdo plenario de 25 de octubre de 2012”.

Los datos de Son Banya:

En el período 2008-2011 se ejecutaron 48 demoliciones
Acuerdo para desahucio judicial de 44 familias, en concreto aquellas en las que existía constancia de que tenían vivienda habitual fuera del poblado y de aquellas que presuntamente utilizaban la construcción en Son Banya para la venta de drogas.
De estos 44 casos, el Ajuntament de Palma dispone ya de 24 sentencias firmes a su favor avalando el desahucio judicial de 42 barracas y 170 personas.
Acuerdo de pleno de octubre de 2012 para ir derribando las barracas que cuenten con sentencia firme. Este acuerdo se ha incumplido sistemáticamente desde el momento en que ya existen 24 sentencias firmes.
Acuerdo de pleno de octubre para dar un nuevo impulso al plan de erradicación del poblado: en cinco meses, el consistorio lo único que ha hecho es participar en unas jornadas de trabajo.
Desde finales del año pasado, se han levantado en el poblado hasta 9 nuevas barracas, tres de las cuales se han derribado, pero para el resto, no hay un calendario previsto.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.