Soldados españoles torturaron a prisioneros iraquíes

En su edición dominical El País cuenta y muestra en un vídeo como un grupo de soldados españoles desplazados el 2004 a Irak, entran en una celda y le propinan una paliza a golpes de pie a un recluso que yace en tierra hasta que queda inconsciente. Los hechos pasaron en la base principal de las tropas españolas en Irak, en Diwaniya bajo las órdenes del mallorquín Fulgencio Coll.

El vídeo que hoy se difunde a través de www.elpais.com muestra a cinco soldados españoles entrando en una celda. En el suelo, sobre una manta, con dos botellas de agua a su lado, hay un hombre. Uno de los soldados le ordena a gritos que se incorpore. El hombre, postrado, no parece entenderle. A su lado hay otro detenido que a mitad de la grabación, que dura 40 segundos, es arrojado sobre el primero. Tres de los soldados la emprenden a patadas con ambos. Otros dos observan desde la puerta de la celda. Un sexto graba la escena. Uno de los militares los patea con especial saña. En dos ocasiones parece a punto de marcharse, pero se vuelve para descargar toda la fuerza de su bota sobre los cuerpos indefensos. De las víctimas solo se escuchan jadeos y gemidos. Un militar, que durante la paliza se ha quedado mirando desde el quicio de la puerta, comenta al final: “¡Jo! A este se lo han cargado ya”.

La brigada “Pus Ultra” que participó a la guerra de Irak estaba formada por 1.300 efectivos. En aquel momento el ministro de Defensa era José Bono, y los soldados tenían al Manual del Ejército una norma que instaba a “utilizar la violencia mínima imprescindible antes y después de una detención”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.