Las subvenciones a las televisiones y radio públicas han aumentado un 95%

Las subvenciones a las televisiones y radio públicas han aumentado un 95,1 por ciento desde 2007, año previo al inicio de la crisis económica en España, y representan ya más ingresos para el sector audiovisual que lo que proviene de la publicidad, según el último informe trimestral de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

Así, mientras que en estos últimos años los ingresos publicitarios del sector audiovisual en su conjunto (televisiones y radio, tanto públicas como privadas) han caído un 46,4 por ciento, desde 3.594,66 millones de euros en 2007 hasta los 1.925,62 millones de euros de 2012, las subvenciones a cadenas privadas han aumentado en 984,27 millones de euros.

Buena parte de ese aumento se debe a la introducción a partir de finales de 2009 del nuevo modelo de financiación de RTVE aprobado por el anterior Ejecutivo, que sustituyó los ingresos de la pública provenientes de la publicidad por tasas a las cadenas privadas y a las operadores de telecomunicaciones, así como una aportación directa del Gobierno vía los Presupuestos Generales del Estado y la recaudación de la tasa por la ocupación del espectro radioeléctrico.

De hecho, en 2010, primer año completo en que funcionó este nuevo modelo, las subvenciones a medios públicos aumentaron un 60,5 por ciento, de 1.377,6 millones de euros en 2009 a 2.211,23 millones de euros el año siguiente, ya con el nuevo sistema de financiación de RTVE en pleno rendimiento.

En los años siguientes, y con los ingresos publicitarios del sector audiovisual encadenando caídas año tras año debido a la reducción del consumo provocada por la crisis, las subvenciones a medios públicos se han mantenido más o menos estables, con una reducción de un 8,6 por ciento, en comparación con una caída de los ingresos de la publicidad en el sector de 25,6 por ciento en el mismo periodo.

Esta distinta evolución que han seguido por una parte las subvenciones otorgadas por las distintas administraciones (Gobierno central, ejecutivos autonómicos y locales) a medios públicos y por otra parte el mercado publicitario ha llevado a que, por primera vez, el año pasado las subvenciones (2.019,13 millones de euros) superaran en tamaño a los ingresos publicitarios del sector audiovisual (1.925,62 millones de euros).

MODELO DE RTVE

En el caso de RTVE las subvenciones provenientes del Estado, ya sea vía los Presupuestos Generales del Estado o bien mediante la cesión de la tasa sobre el espectro radioeléctrico, representan alrededor del 65 por ciento de su presupuesto para 2013, mientras que el resto provienen de las tasas a cadenas privadas o empresas de telecomunicaciones, y sólo una pequeña parte llega de patrocinios, ya que la ley de financiación prohíbe a la corporación obtener ingresos publicitarios.

Este modelo, que hace depender en buena parte a RTVE de las subvenciones, ha sido criticado en su última intervención ante las cortes por el actual presidente de la corporación, que advirtió de que el sistema no tiene “ni estabilidad ni permanencia”, como preveía la Ley de Financiación aprobada en 2009. “Aquel modelo que se previó como un modelo de estabilidad y permanencia duradera, a los tres años está claro que no tiene ni estabilidad ni permanencia”, espetó Echenique a los parlamentarios.

Como muestra de esa “fragilidad” del sistema, el presidente de RTVE se refirió a los recortes en la aportación del Estado llevados a cabo por el actual Gobierno, que ha reducido los ingresos disponibles de la televisión pública para contenidos y gastos de personal en alrededor de 254 millones de euros en dos años, así como a la caída de la recaudación por parte de la vía de las tasas impuestas a cadenas privadas y ‘telecos’, sensibles a los vaivenes del mercado.

Mientras, en el caso de las televisiones públicas autonómicas, la dependencia de las subvenciones ronda el 75 por ciento de sus ingresos, según el ‘Informe sobre el papel de la Televisión Pública Autonómica en España’ elaborado por Accenture con datos de 2011 para la Forta, organismo en que se agrupan todas las televisiones públicas de ámbito autonómico.

CAÍDA DE PUBLICIDAD EN AUTONÓMICAS

El 25 por ciento restante de sus ingresos provienen principalmente de la publicidad y también se han resentido con la crisis. De hecho, desde 2010, y ya sin TVE en el mercado de la publicidad, los ingresos publicitarios de las televisiones públicas (autonómicas y locales) han caído un 48,8 por ciento, desde los 253,25 millones de euros que ingresaron en 2010 hasta los 129,61 por ciento que obtuvieron por este concepto el año pasado, según la CMT.

Con la publicidad cayendo, el esfuerzo de sostener a las televisiones públicas recae en los contribuyentes. Concretamente, las subvenciones a la televisión pública supusieron en 2010 un coste de 152 euros por hogar, teniendo en cuenta la compensación por los ingresos publicitarios, según el V Informe Económico sobre la Televisión Pública en España realizado por Deloitte para Uteca. De ese coste, 68 euros por hogar corresponden a TVE y 84 euros a la televisión autonómica.

Ese coste por hogar sitúa a España en una posición intermedia entre Italia y Francia, países en donde la televisión pública tiene un coste inferior a los 130 euros por hogar, y Alemania y Reino Unido, en donde el coste es superior al de España, con alrededor de 220 euros por hogar en el primer caso y unos 170 euros por hogar en el segundo, de acuerdo al estudio de Deloitte, que barajaba datos de 2010.

APORTACIÓN AL RESTO DEL SECTOR AUDIOVISUAL

Teóricamente, con ese coste se mantiene las televisiones públicas funcionando y se garantiza que los operadores prestan un servicio público de calidad, con información plural y, en el caso de las autonómicas, se promueve la cultura, las tradiciones, la lengua propia y la realidad social e institucional de la comunidad. Además, y aunque es más difícil de medir, el dinero público otorgado a las cadenas públicas revierte en el resto del sector audiovisual.

Según el trabajo de Accenture para la Forta, la aportación de las televisiones públicas autonómicas, tanto de forma directa (gastos de producción propia y otros gastos) como directa inducida (gasto de producción asociada), representó en 2010 el 19,3 por ciento del total de ingresos del sector audiovisual español.

Actualmente en España existen más de 600 productoras audiovisuales que facturan alrededor de 2.000 millones de euros y emplean en torno a 12.000 trabajadores de manera directa, de acuerdo al ‘La televisión en España Informe 2012’ de Uteca.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.