La Policía advierte sobre el Child grooming

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre, en la localidad valenciana de Gandia, que intentó acosar sexualmente a 300 niñas a través de Internet. El arrestado, un hombre de 27 años de origen español, es el presunto autor de varios delitos, entre ellos: exhibicionismo y pornografía infantil. Se hacía pasar por una menor para ganarse la confianza de las víctimas a través de las redes sociales. Tras conseguir su amistad, les hacía propuestas de índole sexual y les mostraba imágenes con contenido pornográfico.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de febrero cuando los agentes detuvieron a un hombre por un delito de acoso sexual. Como consecuencia de esta detención, el Juzgado Instrucción de Gandia interesó abrir una investigación sobre los hechos.

Los agentes realizaron las gestiones oportunas, tomaron declaración a las menores y estudiaron minuciosamente los informes solicitados sobre informática forense. Pronto averiguaron que el arrestado también podría haber incurrido en delitos de exhibicionismo, pornografía infantil y provocación sexual a menores.

Su herramienta, la web 2.0

Su modo de actuar era siempre el mismo, en primer lugar se hacía pasar por una menor para ganarse la confianza de las víctimas a través de la web 2.0 y, tras conseguir su amistad, les hacía propuestas de índole sexual, además habitualmente les mostraba imágenes con contenido pornográfico. En ocasiones llegó a captar fotografías de las víctimas mostrando sus cuerpos desnudos e intentó concertar encuentros físicos con ellas, propósito que nunca consiguió.

Los agentes han realizado un registro domiciliario en el que han intervenido un ordenador portátil y un teléfono móvil. El arrestado ya ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción correspondiente.

La investigación continúa abierta para determinar el grado de ejecución de los delitos, así como para concretar el número de personas con las que el detenido pudiera haber contactado a través de las redes sociales, que hasta el momento podría tratarse de aproximadamente 300 menores.

Child grooming

El child grooming es una modalidad de acoso a menores en Internet con el objetivo obtener fotografías y vídeos de contenido sexual e incluso para abusar sexualmente de ellos. El acosador desarrolla un conjunto de tácticas para ganarse la confianza del menor a través de la Red. Afecta a niños y niñas por igual aunque los agresores son siempre hombres adultos. El daño psicológico que sufren los menores atrapados en estas circunstancias es enorme.

Ante este tipo de situaciones la Policía Nacional recomienda a los menores que acudan a sus padres, educadores o bien a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Existen una serie de medidas básicas a adoptar por parte de los padres y por los propios menores:

Medidas a adoptar por los padres
– El ordenador debe estar situado en una zona común del domicilio para poder supervisar el uso que hacen los menores y las páginas a las que acceden
– Hay que establecer reglas de uso de Internet y controlar los tiempos de utilización de los ordenadores
– Ayudar a los menores a realizar sus trabajos y estudios con el apoyo de las nuevas tecnologías, además de motivarles para que realicen sus propias búsquedas sobre temas de interés para ellos
– Insistir a los menores para que no faciliten datos personales ni fotografías o vídeos a nadie a través de la Red si no existe una completa seguridad sobre quién los va a recibir
– Hablar con los menores de los riesgos que entrañan los chat donde se pueden poner en contacto con supuestos amigos que no lo son o con personas que se hacen pasar por menores para ganarse su confianza
– Revisar los contenidos que puedan ser perjudiciales para la educación y el desarrollo de los menores y alertarles sobre la existencia de contenidos inapropiados para su edad
– Deben enseñar a sus hijos a no solicitar a través de la Red ningún tipo de producto sin la aprobación familiar
– Existen programas de control parental que filtran el acceso a determinados contenidos que se pueden instalar para controlar el acceso a los mismos

Medidas a adoptar por los menores
– Avisar inmediatamente a los padres si detectan al navegar contenidos que puedan ser peligrosos o situaciones que les puedan parecer extrañas
– No facilitar nunca los datos personales a desconocidos a través de la Red
– No enviar nunca fotos personales o familiares ni ninguna información sin la autorización de los padres
– Si se va a quedar físicamente con alguien a quien se ha conocido a través de Internet, consultarlo siempre con los padres para que lo autoricen
– Si alguien te dice algo que te resulta incómodo o molesto comunícalo inmediatamente a tus padres
– En las redes sociales no estamos obligados a reconocer como amigo a quien no queramos

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.