Las excavadoras ya han demolido el primer edificio de Ses Covetes

El conseller de Urbanismo y Territorio del Consell de Mallorca, Mauricio Rovira, confía en cumplir el plazo de dos meses dado por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) para derribar las viviendas de Ses Covetes, a contar a partir del 26 de marzo.

Así, Rovira ha visitado este viernes Ses Covetes para inspeccionar la evolución de las obras de demolición de los edificios e informar más tarde a la Sala Contenciosa Administrativa del TSJB, que lo designó como comisario de la ejecución de la orden de demolición como presidente de la Agencia de Protección de la Legalidad Urbanística y Territorial de la isla.

Rovira, junto con la consellera de Hacienda y Función Pública del Consell de Mallorca, Margalida Roig, el alcalde de Campos, Sebastià Sagreres, y técnicos de la empresa Tragsa han realizado un recorrido por la zona, acompañados por la directora facultativa de las obras, la arquitecta del Govern Yolanda Garví, quien ha explicado el desarrollo del proyecto.

“Debíamos comprobar que las obras se podían llevar a cabo según consta en el proyecto y la verdad es que las máquinas están trabajando bien”, ha indicado Rovira, quien ha detallado que en estos momentos, trabajan en pleno rendimiento 20 operarios y cuatro máquinas excavadoras, además de una trituradora.

Concretamente, ha explicado que en la obra se están realizando tareas manuales de retirada de corcho de cada edificio antes de su demolición y, una vez derribado, se van retirando materiales, como por ejemplo, hierro, plásticos y maderas.

Mientras, ha revelado que el material inerte -hormigón y elementos cerámicos- es tratado en una máquina trituradora que ya ha empezado a funcionar, de forma que ha aseverado que este viernes se ha podido ver cómo queda este material tratado, que servirá para llenar los sótanos.

De igual manera, según ha expuesto el conseller, “se ha creado un vivero con las plantas autóctonas que han crecido en la misma zona y que se trasplantarán”, al tiempo que también se reutilizará la tierra encontrada en una cantera próxima, procedente de este lugar cuando empezaron las obras de los apartamentos en el año 1992.

Actualmente, ha especificado que en estos momentos, las máquinas ya han demolido el primer edificio y han empezado la demolición de otro de tres plantas, de modo que “se irá demoliendo edificio por edificio para poder tratar el material y, para esto, serán necesarios dos meses”.

“Hay diez días de diferencia con el plazo dado por el tribunal, pero el aspecto más importante es que se vea que estamos trabajando y que no se pierde el tiempo, por lo que nosotros explicaremos la evolución de las obras al tribunal e intentaremos cumplir puntualmente los plazos”, ha remarcado.

Por otra parte, el conseller de Urbanismo y Territorio del Consell ha destacado que su pretensión es que toda la obra sea “visible”, para que se pueda comprobar que “no se enterrará ningún material contaminante”.

Finalmente, ha informado de que en las obras están presentes también tres operarios de Medio ambiente para controlar las tareas de restitución de la capa superficial de la zona afectada. En este sentido, Rovira ha anunciado que se hará un seguimiento a largo plazo del crecimiento de las especies protegidas, como, por ejemplo, savines y tamarells.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.