Sólo Cardona y Viaene pudieron autorizar transportar folletos electorales del PP con fondos públicos

La exgerente del Consorcio de Desarrollo Económico de Baleares (CDEIB) Antònia Ordinas ha apuntado, durante su declaración como acusada en el juicio por el caso Scala, al exconseller de Comercio, Industria y Energía Josep Joan Cardona, y al exdirector general de Promoción Industrial Kurt Viaene, como los únicos responsables que pudieron autorizar el pago del transporte de publicidad electoral del PP entre Palma e Ibiza con cargo a los fondos del organismo público.

Durante el juicio que desde el pasado lunes se celebra en la Audiencia Provincial de Baleares por un presunto desvío de siete millones de euros a través del anterior consorcio, Ordinas ha sido preguntada por el fiscal Pedro Horrach en torno a los 6.000 kilogramos de folletos publicitarios para la campaña del PP en Ibiza y Formentera, de 2007, que fueron elaborados de forma gratuita por el publicista Joan Rosselló, acusado también en la vista oral.

El transporte, según el Ministerio Público, se efectuó a través de la empresa Mex-Trascentro, que cobró al CDEIB 10.585 euros, según una factura en la que aparecía camuflado el transporte bajo el nombre ‘Productos 5 Estrellas’.

Tal y como ha expuesto Ordinas, todo comenzó cuando Cardona le llamó y le citó a su despacho del Parlament balear, donde le comentó que tenía interés en la elaboración de unos folletos que detallasen las acciones que el PP había llevado a cabo en Ibiza y Formentera durante esa legislatura (2003-2007) y le interesaba que se encargara de ello Joan Rosselló de forma gratuita, puesto que a lo largo de ese mandato “había recibido una gran facturación del CDEIB, según me dijo el conseller”.

Un mensaje que la propia Ordinas transmitió a Rosselló, quien “se mostró muy enfadado porque no se le asignó a ninguna persona de contacto para elaborar el contenido de los folletos”. Según ha manifestado, fue en sede judicial, tras ser detenida por este caso, cuando se le exhibió la factura del envío de los folletos y la primera vez que supo que se había llevado a cabo esa acción.

“Mi sorpresa fue mayúscula pues nadie me había informado de ello ni conocía la ocultación del envío camuflado”, ha afirmado Ordinas, quien ha incidido en que las únicas personas que “tenían autoridad” para haber permitido el transporte de la propaganda con fondos públicos “éramos Cardona, Viaene y yo”, si bien ella desconocía hasta su arresto que así se hubiera autorizado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.