Meliá prevé un verano y un cierre de 2013 “algo mejor”

Meliá Hotels International prevé una temporada de verano “algo mejor” que la de 2012, así como una mejora en la ocupación en el cierre del año, gracias a la mayor influencia del turismo internacional aunque, mostró su preocupación por el debilitamiento de la demanda nacional.

En declaraciones a los periodistas tras la presentación de la Memoria de Sostenibilidad 2012 de la cadena, el vicepresidente y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, señaló que la “gran incógnita” este verano será la evolución de los destinos con una ponderación mayor de turismo nacional.

En este sentido, mostró su preocupación por la demanda interna, ya que el turismo nacional, que supone el 50% de la actividad turística, está afectado por la crisis de consumo, y “es el último en tomar la decisión de donde ir de vacaciones, y si ir o no”.

“Definitivamente el mercado nacional caerá algo respecto a 2012”, indicó Escarrer, aunque matizó que en muchos destinos, como Baleares y Canarias, las empresas han sabido “contrarrestar” este descenso con mayor influencia del turismo internacional, especialmente del mercado británico, alemán, escandinavo y el “fuerte crecimiento” ruso.

Así, en líneas generales cree que para el conjunto de la industria turística española el año 2013 será mejor que el año pasado, con avances “sin lugar a dudas” en ocupación, frente a la “gran incógnita” del precio y la rentabilidad.

A este respecto, señaló que la subida de dos puntos del IVA fijada a finales de año fue “muy difícil repercutirla al cliente final”, sobre todo porque el cliente español “está muy sensible al precio”, y abogó por seguir apostando por mejorar las tarifas.

MEJORA DEL VACACIONAL FRENTE AL URBANO.

Escarrer describió un escenario de “doble velocidad”. Por un lado vaticinó una mejora en los hoteles vacacionales por la fuerte influencia del mercado internacional, mientras que para urbano auguró un resultado “algo inferior” por su dependencia del mercado nacional.

Junto a la supeditación del turismo nacional se encuentra la influencia de las empresas, que “llevan varios años con ajustes muy importantes en contención de gastos”, apuntó Escarrer, que matizó en cambio que Barcelona y Madrid podrían “capear algo mejor” este año por el componente de cliente internacional.

Por contra, las segundas ciudades españolas, donde más del 90% del tráfico procede del mercado doméstico, que está “muy debilitado”, se está viendo “claramente afectado” por la crisis de conjunto.

En lo que respecta a la cadena hotelera en concreto, recordó que en los casos de Barcelona y Madrid, el 72% y el 68% de los clientes respectivamente vinieron de fuera, por lo que la compañía supo “capear mejor que otros grupos la crisis”.

De esta forma, vaticinó que el beneficio de explotación procedente de fuera de España, que representó el 84% en 2012, se mantendrá o incluso aumentará, lo que hará bajar algo el de España.

“La ligera bajada del turismo urbano en España será compensada por el ligero incremento de la España vacacional”, añadió.

APUESTA “INCONDICIONAL” PERO “SELECTIVA” POR ESPAÑA.

El vicepresidente y consejero delegado de Meliá quiso destacar también la “incondicional” apuesta de crecimiento de la compañía en España, donde pretende “seguir manteniendo el liderazgo”, eso sí, con un producto “muy estratégico y singular”.

Ejemplo de estos productos son los dos establecimientos de la marca Innside recientemente abiertos en Madrid, con los que desde la cadena están “muy contentos” y “sorprendidos” por el número de clientes europeos, especialmente alemanes, con una ocupación y tarifa “por encima del estudio de viabilidad”.

Preguntado por futuras aperturas de establecimientos, el vicepresidente de Meliá valoró la media de los últimos dos años de una incorporación cada tres semanas, en el marco de un crecimiento “selectivo y estratégico”.

La cadena no busca maximizar el número de establecimientos, sino la calidad de los mismos, y pronostica un “fuerte crecimiento” en Latinoamérica, sudeste asiático, en las principales capitales de Europa y en los Emiratos Árabes.

En el caso concreto de China, Escarrer explicó que el “fuerte crecimiento” pasa por establecer “alianzas estratégicas con grandes grupos”, como la efectuada en Shanghai con Greenland, el grupo inmobiliario estatal chino.

RECONVERSIONES.

Respecto a la reconversión acometida en Calviá (Islas Baleares), Escarrer expuso la intención de centrarse en este destino, al que le quedan tres fases, con la conversión de una calle en segunda línea en peatonal para 2014 para hacerla “más amigable al turismo y quitar mucho tráfico”.

Hasta el momento, el proyecto ha mostrado resultados “sumamente positivos” con unas expectativas también “extremadamente positivas”, a pesar de que “hay que verlo en cuatro o cinco años visto porque cambiar un destino no se consigue en una única temporada”, señaló.

Sobre futuras reconversiones apuntó que “hay muchos que seguro que se pueden llevar a cabo” e iniciar nuevos proyectos en la línea de ejemplos como Gran Canarias, San Bartolomé de Tirajana o playa de Palma de Mallorca, o Torremolinos donde “tarde o tempranos nos meteremos”.

De este proceso, Escarrer quiso agradecer el “apoyo incondicional” de la Administración pública en lo referido a seguridad jurídica, a pesar de ser “conscientes” de que a nivel de fondos “no hay”. Así, el objetivo es “asegurar que no haya cambio normativo de la noche a la mañana que lo pueda poner en peligro lo realizado”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.