El PSIB denuncia que Bauzá ahoga a los municipios con una deuda de 110 millones de euros

El PSIB-PSOE ha valorado hoy “muy negativamente” el impacto de los primeros dos años de gobierno de Bauzá en los municipios de las Islas Baleares. “Esta debía ser la legislatura del municipalismo, pero Bauzá ha marginado a los municipios de forma extrema durante estos dos primeros años de gobierno”, ha denunciado la secretaria general del PSIB-PSOE, Francina Armengol.

Tanto en autonomía política como en autonomía financiera, el PP ha ahogado a los ayuntamientos de Baleares, y la deuda acumulada (último dato 2/2013) era ya superior a los 110 M €. Bauzá debe a los ayuntamientos de Mallorca 83,6 M €, a los de Menorca 8,6, a los de Ibiza 6,4 y al Ayuntamiento (y Consell) de Formentera 18 M € (no incluye la deuda con los consells insulares). “Ahogar a los ayuntamientos repercute en menos recursos públicos para cubrir y atender las necesidades de los ciudadanos”, ha recordado Armengol.

Por ello, Armengol ha anunciado que los socialistas presentarán 201 preguntas parlamentarias, tres por cada municipio, para conocer exactamente la evolución de la deuda, el calendario de pagos previstos y las inversiones que se harán en cada municipio.

Armengol también se ha referido al anuncio del Gobierno central sobre la inmediata reforma administrativa de España. “Queremos denunciar que no sabemos nada de este proyecto, lo que es muy preocupante porque afecta a competencias que son de nuestra comunidad autónoma”, ha dicho. “Nos preocupa mucho el afán centralizador del Gobierno de España y también la falta absoluta de defensa de Bauzá ante los atentado Rajoy de invadir competencias que son de la Comunidad Autónoma o de los ayuntamientos”, ha añadido.

Falta de respeto y diálogo institucional

El secretario de Política Municipal del PSIB-PSOE y alcalde de Algaida, Francesc Miralles, ha denunciado “la falta absoluta de respeto institucional y de contacto directo” del Govern Bauzá con los ayuntamientos de Baleares. Hace dos años, Bauzá se proclamó alcalde de las Islas Baleares. Dijo que quería ser el alcalde de todos los ciudadanos de la Comunidad Autónoma.

“Bauza anunció, hace dos años, que quería ser el alcalde de todos los ciudadanos de Baleares. Si Bauzá hubiera sido alcalde de alguno de los pueblos de Baleares, ya le habrían hecho pasar cuentas por no ser accesible, por no dialogar, y por hacer todo lo contrario a lo que había prometido”, opinó.

Bauzá ha desatendido, incluso con cierto desprecio, las necesidades de los ayuntamientos. Esta falta de relación y de atención no tiene que ver con la falta de recursos, sino con las formas. “Los ayuntamientos somos como un sindicato o una asociación empresarial más. No nos escuchan, no hacen caso de las necesidades de los municipios y de sus ciudadanos”, ha dicho Miralles.

En estos dos años, el PP ha eliminado también un amplio abanico de ayudas que necesitan los ciudadanos de los municipios. El Plan de Obras y Servicios del Consejo, por ejemplo, ha sido eliminado como tal, y también se han quitado ayudas para servicios municipales básicos: guarderías, hogares de ancianos, escuelas de música y una de las más importantes, los agentes de empleo y desarrollo local (AEDL) que ayudaban a gestionar líneas de financiación para los ayuntamientos y poner en marcha programas de dinamización económica.

Miralles ha explicado que el Govern, que tanto habla de coordinar acciones y eliminar duplicidades, aprovechando al máximo los recursos, ha dejado totalmente inactivo el principal órgano de coordinación que tenía: los consejos insulares. Los consejos están paralizados, totalmente inoperativos. “Ahora habla de reorganizar y racionalizar, pero el Departamento de Cooperación Local, que está por ello, parece que no existe”, ha denunciado Miralles.

El socialista ha añadido que “si hay cosas que no funcionan bien, vamos a mejorarlas, no a levantar el dedo acusador y hacer creer que los ayuntamientos son los responsables de la situación económica que vivimos” .. Miralles también ha apuntado el miedo de los socialistas de que la nueva Ley de Bases del Régimen Local acabe privatizando la gestión de los servicios municipales, todo enmarcado dentro de la estrategia del PP contra el Estado del Bienestar, y con la excusa del ahorro económico.

Miralles ha pedido un cambio rumbo del Govern para los próximos dos años, con más atención a los ayuntamientos, que son las instituciones que mejor pueden ayudar a los ciudadanos en estos momentos de dificultades. Se ha mostrado, sin embargo, poco esperanzado: “La presión del municipalismo no es muy grande. Como la mayoría de alcaldes de Baleares son del PP, no reclaman para no enfadar al amo”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.