Rafa Nadal llega a Wimbledon con la moral por las nubes

Rafa Nadal vuelve al escenario en el que comenzó el calvario que le mantuvo 223 días alejado de las pistas de tenis, en torneo de Wimbledon que comienza este lunes en Londres, el donde el tenista suizo Roger Federer intentará hacerse con su octavo ‘grande’ de hierba y revalidar así su corona, mismo objetivo que la estadounidense Serena Williams tendrá en la categoría femenina.

Nadal ya sabe, desde antes de poner un pie en la pista, que si quiere ganar el tercer grande del año va a tener que sudar tinta. El sorteo celebrado el pasado viernes deparó al balear un camino empedrado en su camino a la final del domingo 7 de julio. En el horizonte, si no hay imprevistos, Federer en cuartos, Murray en semifinales y Novak Djokovic en la final. Todo ello por su condición de cabeza de serie número 5, que hace que su encuentro con los colosos del tenis se anticipe una ronda a lo que suele ser habitual.

El ‘manacorí’ llega a Wimbledon con la moral por las nubes. Nueve torneos ha jugado en este 2013 y siete títulos ha logrado. Es cierto que no ha pisado una pista de hierba desde que Lukas Rosol le sacara de la central de Wimbledon el 28 de junio del año pasado, pero si alguien no entiende de períodos de adaptación es Rafa Nadal. Además, el actual ganador de Roland Garros cuenta con el aval de las cinco finales disputadas en Wimbledon y con la tranquilidad de saber que él ya ha cumplido en su terreno, la tierra batida.

El defensor del título es Roger Federer. El suizo llega a su torneo fetiche en el, posiblemente, peor momento de su carrera tenística. Desde que levantara la copa dorada el año pasado, el helvético solo ha conseguido dos torneos, demasiado poco para un hombre que suma 77 en su carrera. En su haber, llega a la cita londinense después de vencer en Halle y con la ambición de conseguir el octavo entorchado en Wimbledon y quedarse (en solitario) como el tenista con más éxitos en Londres.

Además, las miradas del público local estarán centradas en Andy Murray. El tenista escocés se ganó al público de la central del ‘All England Tennis Club’ el pasado verano con su final ante Federer y, sobre todo, con el oro olímpico de los Juegos de Londres. Aunque ese éxito le liberó, Murray necesita darle a los británicos el placer de ver a uno de los suyos reinar en Wimbledon. Desde el año 1936 un británico no logra vencer en ‘su’ Grand Slam y Murray parece preparado para ser el siguiente.

El de Dunblane, además, ha preparado minuciosamente la cita. No compitió en Roland Garros por una lesión y eso le ha permitido llevar un mes pensando y viviendo solo y exclusivamente para la hierba. Venció en Queen’s la semana pasada y busca su segundo Grand Slam después de romper en el US Open del año pasado su maldición con los grandes.

Y también está, por supuesto, el número 1 del mundo, Novak Djokovic, que tratará de sumar su segunda victoria en Wimbledon. El serbio está teniendo una temporada de altos y bajos. Solo ha jugado tres finales, pero ha ganado las tres y se ha permitido lujos como vencer a Nadal en Montecarlo después de que nadie lo hubiera logrado en los últimos ocho años. En su camino a la final, sin Murray, Federer y Nadal, ‘Nole’ se podría encontrar con gente de la clase de Gasquet, Berdych (finalista en 2010), Del Potro, el joven Dimitrov o con David Ferrer.

Poco suena el de Jávea en los pronósticos para vencer el día de San Fermín pero no convendría darle por vencido antes de jugar. Es cierto que Wimbledon no es precisamente el torneo predilecto de ‘Ferru’. En las diez veces que ha pisado la hierba londinense, su mejor resultado han sido los cuartos de final del año pasado. Ferrer llega a Wimbledon en un gran momento tras alcanzar la final en Roland Garros.

En cuanto al resto de los españoles, el que mejor llega a la cita es Feliciano López. Después de hacerse este sábado con el torneo de Eastbourne (su primer título desde el año 2010) el toledano llega en plena forma a su Grand Slam preferido, donde ha llegado a los cuartos de final en tres ocasiones y en donde este año espera redimirse del fracaso del año pasado, cuando cayó en primera ronda ante Nieminem. Con menos opciones se presentan el resto de tenistas nacionales, pero siempre se pueden esperar cosas de tenistas de la clase de Almagro, Verdasco o de un Tommy Robredo que en Roland Garros volvió definitivamente a la élite.

SERENA BUSCA DESEMPATAR CON SU HERMANA.

En el cuadro femenino hay una favorita total e indiscutible: Serena Williams. La americana defiende título en Wimbledon y llega a la cita londinense en un año para la historia. Seis títulos acumulados, un balance de 43 victorias y solo dos derrotas (no pierde desde febrero, en Dubai) y, por si fuera poco, está ante la oportunidad de superar a su hermana Venus en el palmarés de la familia de Wimbledon. Ambas tienen cinco entorchados y la mayor de las Williams se perderá el torneo por una lesión en la espalda.

Serena Williams aparte, el abanico de candidatas a vencer en la final de julio en la catedral del tenis es amplio. Desde el año 2000 solo ha habido tres tenistas no apellidadas Williams que han vencido en Wimbledon. De ellas, dos están en activo (Sharapova y Kvitova), por lo que la rusa y la checa merecen el crédito de ser, a priori, las mayores ‘outsiders’ a la victoria si Serena falla.

Del resto, Azarenka y Radwanska son las que mejor temporada están haciendo. Ambas llegan a Wimbledon con dos títulos en este 2013 y ambas han firmado buenos resultados en Londres en sus últimas participaciones. La bielorusa no compitió el año pasado pero, tanto en 2012 como en 2011, fue semifinalista mientras que la polaca defiende la final del año pasado, en la que solo la mejor tenista del planeta la frenó en su empeño de lograr el que hubiera sido su primer ‘grande’. Todo lo que sea una victoria final de alguna de las mencionadas sería una sorpresa colosal.

En cuanto a las aspiraciones de las tenistas nacionales, no parece muy sencillo que alguna suceda en el palmarés a Conchita Martínez, última ganadora española en Londres. La tenista española mejor situada en el ranking, Carla Suárez, no sabe lo que es pasar de tercera ronda en Wimbledon. La canaria vivirá un duelo fraticida en primera ronda ante Lourdes Domínguez, con lo que solo una de las dos seguirá en el torneo después del primer día.

Muy posiblemente, el mayor aliciente en cuanto a nuestras tenistas sea ver lo que son capaces de hacer en la hierba inglesa las dos jóvenes esperanzas del tenis femenino español: Lara Arruabarrena y Garbiñe Muguruza. Ambas harán su debut en Wimbledon y será interesante ver como se desempeñan sobre la hierba del ‘All England Tennis Club’.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.