¿Qué le habremos hecho las mujeres?

Tener que escuchar a Mabel Cabrer afirmando que se acabó la barra libre del aborto es un insulto a las ciudadanas. Como si una mujer abortara por gusto y fuera una inconsciente. Esta Sra., además de no dudar en traicionar su género, es capaz de decir una cosa y la contraria sin despeinarse.

El PP, no satisfecho con recortar derechos sociales, laborales, sanitarios y educativos ahora está dispuesto a arrasar con derechos fundamentales como la libertad de expresión o nuestros derechos sexuales y reproductivos. Se han liado la manta a la cabeza y, abanderado por Gallardón, todo el Consejo de Ministros de Mariano Rajoy ha aprobado un proyecto de reforma de la ley del aborto que nos deja a las mujeres vendidas. Un guiño a los integristas y a la extrema derecha. Un cambalache intolerable: nuestros derechos, por sus votos.

¿Pero qué le habremos hecho las mujeres al PP para que nos ataque así? ¿Cómo puede ser que un Gobierno -con la cantidad de problemas que tiene la ciudadanía- se dedique a coartar y reprimir libertades para hacernos viajar a un pasado gris, de hipocresía, donde las mujeres que podían viajaban para abortar y las pobres lo hacían como podían?

En Europa, la derecha ha asumido los avances feministas como conquistas sociales. No ha abanderado esas conquistas, pero no las ha tocado.

La propia Comisión Europea establece la interrupción del embarazo como un derecho de las mujeres e invita a los países a despenalizar esta práctica y garantizar el acceso de una manera segura, en la línea de la Organización Mundial de la Salud. 47.000 mujeres mueren cada año en todo el mundo como consecuencia de abortos inseguros.

Pero Mariano sólo quiere ser europeo en los ajustes, en el austericidio y en la reducción del déficit. Y como echa de menos la España franquista, nos quiere llevar ahí. A una ley más restrictiva que la que aprobamos los socialistas en 1985 que fue una ley posibilista por el contexto histórico y social. Una ley que salvó muchas vidas y evitó que muchas mujeres fueran a la cárcel.

En 2010, después de la orgía organizada por la extrema derecha y grupos anti-elección, los socialistas, con el consenso de todos los grupos políticos salvo el PP, y con el apoyo de las organizaciones profesionales y feministas, aprobamos la ley que está actualmente en vigor. Una ley del S.XXI, europea y que se ajusta a los tiempos y necesidades de la sociedad.

Las libertades de las mujeres son innegociables. No queremos que la religión vuelva a someter nuestros cuerpos. Defendemos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, los y las socialistas nos dejaremos la piel para que la legislación de 2010 no se toque.

En Mallorca presentaremos en todos los ayuntamientos mociones para instar al gobierno central que retire inmediatamente el proyecto. Además, comprometidos con la salud sexual y reproductiva proponemos un pacto local a favor de los derechos sexuales y reproductivos que parte del reconocimiento de éstos como derechos humanos, reconoce el derecho de las mujeres a la interrupción del embarazo en el marco de la actual ley de plazos e impulse medidas de prevención de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados entre adolescentes.

Confiamos en que de la mano de la mayoría social detendremos las intenciones de este gobierno retrógrado.

Silvia Cano Juan
Secretària General dels Socialistes de Mallorca

COMPARTIR

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.