Ya han dimitido 13 directores, 13 secretarios, 38 jefes de estudios y 95 jefes de departamento de los IES de Baleares

La Conselleria de Educación sigue sin poder detener el goteo de dimisiones de cargos directivos, en un curso que quedará marcado para siempre por la desafección de la comunidad educativa hacia la Conselleria.

En verano, a finales de julio, dimitieron los equipos directivos, formados por directores, secretarios y jefes de estudios, del IES Baltasar Porcel, del IES Berenguer d’Anoia y del CEIP Sant Jordi.

A mediados de septiembre, con la huelga comenzada, presentó la renuncia al equipo directivo del IES Ramon Llull y en las últimas semanas de octubre hicieron lo mismo el director del IES Felanitx, el secretario, los 4 jefes de estudios y la mayor parte de los jefes de departamento. En cuestión de días los siguieron el director, el secretario, los 5 jefes de estudios y 16 jefes de departamento del IES Pau Casesnoves. Se añadieron los equipos directivos al completo del CEIP Melcior Rosselló y del IES Santanyí. Cerraron el mes las dimisiones del director del IES Puig de sa Font, el secretario, los 4 jefes de estudios y 15 jefes de departamento. En noviembre se hizo pública la renuncia del equipo directivo del IES Binissalem y durante diciembre la del equipo directivo del IES Sineu, junto con 17 jefes de departamento.

Ha comenzado el nuevo año y, tras dos nuevos expedientes y la suspensión del director Jaume March, en plena Semana Verde ha dimitido el equipo directivo entero del IES Marratxí con 9 de sus jefes de departamento, el equipo directivo del CEIP Mestre Colom, así como 16 jefes de departamento más de centros como el IES Mossen Alcover, el IES Santa Margalida, el IES Josep Font i Trias o el CIPF Son Llebre.

Así, un total de 13 directores, 13 secretarios, 38 jefes de estudios, 95 jefes de departamento.

Pero, además, a raíz de la suspensión del cargo de los directores del IES Ramis y Ramis, del IES Cap de Llevant y del IES Pasqual Calbó i Caldés, en verano presentó la renuncia el delegado de Educación de Menorca, Juan Hernández. Lo que tenía que ser su sustituto, Guillermo Ferrer, no duró en el cargo ni 48 horas. En octubre fue el jefe de Inspección Educativa, Antonio González, quien dimitió y más de un mes después lo hacía el jefe de Servicio del TIL, Laureano de Juan.

Los docentes especulan que “quizás a final de curso los únicos que no hayan dimitido sean Joana Maria Camps, Estarellas y su equipo. Seguramente todo el mundo está equivocado menos ellos, que están trabajando para enderezar nuestro sistema educativo a golpe de expediente”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.