El PP reitera su “irrenunciable” pretensión de regular y proteger el uso apropiado de “nuestros símbolos”

El Parlament ha rechazado con los votos en contra del GPP una moción socialista sobre la Ley de Símbolos institucionales de les Illes Balears en la que se pedía que el Parlament constate que la Ley de Símbolos no impida a las personas que estén en los muebles o inmuebles de la comunidad autónoma a utilizar ningún tipo de indumentarias o símbolos, el rechazo a la autorización previa para la aplicación de la Ley o que se no obligue a sustituir a aquellos símbolos que no ajusten a la Ley hasta que no transcurra un año de su entrada en vigor, entre otros. Asimismo, se ha aprobado por unanimidad de todos los grupos el punto número uno de moción, a través del cual se constata que la libertad de expresión es una de las libertades básicas e imprescindible de todo el sistema democrático. El diputado popular y portavoz de Asuntos Institucionales del GPP, Miquel Jerez ha defendido que “no aceptaremos lecciones de aquellos que pretenden incorporar a nuestras instituciones banderas que no pertenecen a nuestro territorio” y a realidades distintas que “no representan lo nostro”.

Así, Jerez ha manifestado que el GPP no aceptará lecciones de democracia de quienes emplean la mentira sistemática y el engaño permanente. Es por ello, que el diputado ibicenco ha asegurado que en los últimos días se ha intentado “suplantar y transformar el sentido de la ley para imponer la suya”. Jerez ha afirmado que decir que el Partido Popular incumple la Ley de Símbolos, “es ir contra la verdad, y significa no querer aceptar el contenido de una ley que no les va bien para promover su propaganda”. “A ustedes les molesta la neutralidad, la imparcialidad y la objetividad”, ha espetado a los socialistas.

Jerez ha hecho hincapié en la “irrenunciable” pretensión de regular y proteger el uso apropiado de nuestros símbolos. “Se debe exigir al funcionario o a quien tenga la responsabilidad inmediata de tutelar los edificios públicos, que lo haga con objetividad y de acuerdo con el interés general”. “Solo los verdaderos demócratas son capaces de entender que los edificios y espacios públicos son de todos, y que ponerlos al servicio de un proyecto político es una deslealtad, un fraude democrático y un abuso de poder”. El diputado ibicenco ha manifestado que ningún ciudadano tiene porque verse obligado a reclamar a la Administración que abandone una determinada ideología. “Desde el momento que un gobierno permite que los edificios y los espacios públicos se posicionen a favor de una determinada tendencia se está faltando a esa neutralidad e imparcialidad que deben defender los poderes públicos”.

Jerez ha destacado que “se debe acabar con el uso y abuso de aquello que es colectivo y que se utiliza de forma unilateral”. “Imponer es una cosa y convencer es otra bien distinta”, ha asegurado el diputado popular. “Y ustedes practican más lo primero, que lo segundo”. “Es enemigo de la democracia quién pretende convencer por vía de la imposición”.

Para finalizar, ha pedido a los socialistas que actúen de acuerdo con la responsabilidad que les ha sido otorgada por la ciudadanía y no “de acuerdo con lo que únicamente su clientela quiere escuchar”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.