Matas ya no tendrá que comparecer dos veces al mes en comisaría

El juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, ha acordado retirar al expresidente del Govern Jaume Matas la medida cautelar de comparecer los días 1 y 15 de cada mes en una comisaría de Madrid, una obligación que el magistrado acordó en marzo de 2010 para evitar que el exministro pudiera sustraerse de la justicia. El exmandatario balear, no obstante, tiene en la actualidad retirado su pasaporte y prohibida la salida del territorio nacional dentro de esta misma causa, dividida en un total de 27 piezas separadas.

Así lo ha acordado el magistrado mediante un auto dictado este lunes, en el que acepta la petición cursada en el marco de la pieza principal de este procedimiento judicial, centrado en el presunto desvío de más de cincuenta millones de euros durante la construcción de la considerada infraestructura estrella del último mandato de Matas, el velódromo Palma Arena, cuyo sobrecoste presupuestario lo relacionan los investigadores con el elevado tren de vida llevado por el exmandatario autonómico mientras ostentaba la presidencia del Ejecutivo.

En su resolución, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma arguye que desde que al imputado le fueron impuestas las medidas cautelares, “ha venido llevando a cabo con total regularidad sus comparecencias quincenales y ha acudido puntualmente a cuantos llamamientos judiciales se le han cursado”, si bien precisa que todavía queda por ultimar la instrucción de numerosas piezas separadas del caso Palma Arena.

El juez recalca así que, de momento, “se estima suficiente garantía, de cara a excluir racionalmente la posibilidad de que don Jaume Matas pretenda eludir la acción de la Justicia, el mantenimiento de la prohibición de abandonar el país y la retirada de su pasaporte”.

Por su parte, en el escrito que presentó ante el Juzgado, el abogado de Matas, Antonio Alberca, defendía que su patrocinado ha venido cumpliendo puntualmente la obligación de personarse en comisaría dos veces al mes, por lo que considera ajustada la petición de que le sea revocada esta medida ante la ausencia de riesgo de fuga, tal y como señalaron fuentes jurídicas a Europa Press.

FIANZA DE TRES MILLONES DE EUROS

Ya el pasado mes de octubre, la Audiencia Provincial de Baleares dejó sin efecto otra de las medidas cautelares que le fueron impuestas a Matas en el marco de esta causa. El tribunal dejó sin efecto la fianza carcelaria de 500.000 euros que pesaba hasta entonces sobre el expresidente, cantidad a la que ya fue anteriormente reducida la caución de tres millones de euros que el juez Castro le impuso en marzo de 2010 por riesgo de fuga.

Y es que fue tras tomarle declaración durante dos días cuando el magistrado decretó la fianza penal de tres millones de euros para el exministro dentro de esta compleja causa, una de cuyas principales líneas de investigación se centran en el enriquecimiento presuntamente ilícito del exalto cargo, que según las pesquisas no se corresponde con los ingresos que obtenía como presidente.

Los investigadores apuntan así a la relación de los elevados gastos de Matas con el supuesto desvío de fondos durante la ejecución del Palma Arena (2005-2007), unos hechos que, no obstante, niega de forma tajante el exdirigente del PP balear, quien durante su primera declaración ante el juez justificó sus dispendios en el cobro de ingresos no declarados por el alquiler de una vivienda de Palma.

De hecho, manifestó que parte del dinero que obtenía mensualmente por el alquiler de un local ubicado en la calle Sant Miquel, de Palma, no lo declaraba, justificando así que pagase en negro parte de los 400.000 euros que se gastó en reformar la vivienda que posee en el casco antiguo, más conocida como ‘palacete’, negando de este modo haber rehabilitado la vivienda con fondos públicos.

CONDENADO POR DOS PIEZAS SEPARADAS DEL CASO PALMA ARENA

Cabe recordar que Matas, sobre quien, por otro lado, pesa una fianza civil de 1,6 millones de euros por la contratación presuntamente irregular del arquitecto Santiago Calatrava para la elaboración del anteproyecto de un teatro de la ópera, ya ha sido condenado por dos piezas del caso Palma Arena. Más en concreto, sobre él pesan nueve meses de cárcel por las irregularidades en la concesión de una subvención al periodista que redactaba sus discursos, y una multa de 9.000 euros -sentencia que aún no es firme- por percibir una dádiva de 42.000 de un hotelero mallorquín.

Mientras tanto, su ingreso en prisión para cumplir los nueve meses a los que fue sentenciado por el primer juicio del caso Palma Arena fue suspendido por la Audiencia por la Audiencia Provincial de Baleares a la espera de que el Gobierno central resuelva si le concede o no el indulto que solicitó el exministro.

La petición de esta medida de gracia fue efectuada después de que, a principios del pasado mes de diciembre, la Audiencia denegase sustituir por multa los nueve meses y un día de cárcel a los que el Tribunal Supremo rebajó la condena impuesta a Matas en el marco de esta causa, dejando así al exjefe del Ejecutivo autonómico la única posibilidad de solicitar el indulto tras haber agotado ante la justicia balear las vías de que disponía para evitar su ingreso.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.