Reflexionemos por nuestro comercio

Las excelentes perspectivas que presenta el turismo de cruceros de Baleares y en especial del que atraca en Palma, debería llevarnos a reflexionar sobre si de verdad estamos a la altura de la oportunidad que se nos ofrece. Y es que, comerciantes, vecinos y gobernantes tenemos la obligación de mantener la esencia y la belleza de nuestra tierra que, no nos engañemos, es el motivo por el que nos visitan.

En el caso de Palma, resulta fundamental que mantengamos nuestro modelo comercial; un modelo que ofrece un valor añadido que nos distingue de otros destinos. Y, si no logramos este objetivo, nos encontraremos con que nuestros visitantes ya no les interesa una ciudad en la que tan sólo pueden encontrar las mismas franquicias y comercios que hay en sus ciudades de origen.

Por ello, los empresarios del comercio tenemos que mantener nuestro comercio de proximidad a la vez que nos modernizamos y nos adaptamos a los cambios. Cambios como puede ser el paso de una renta antigua a un alquiler actualizado, proceso que también requerirá del buen hacer de los propietarios de los inmuebles, que deberán apreciar el valor que supone contar con un comercio
de proximidad.

Finalmente, también será necesario que la Administración pública esté a la altura de las circunstancias y tome decisiones valientes. Decisiones como la del Ayuntamiento de Barcelona, que ante la desaparición de su modelo de comercio ha decidido aplicar un ‘téntol’ de un año a la entrega de licencias comerciales, tiempo que se aprovechará para realizar una reflexión sobre el modelo comercial de la ciudad.

Por lo que se refiere a nuestros Administradores, tanto a nivel local como autonómico, es momento de que den un paso al frente y defiendan el modelo de comercio de proximidad que nos es propio.

Bernat Coll

Presidente de PIMECO

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.