Marratxí tendrá que pagar 110.000 € a la empresa gestora de las escuelas de educación infantil

Como consecuencia de un olvido en el proyecto de ejecución y en el estudio económico para la explotación de las escuelas de educación de 0 a 3 años

El pleno municipal del Ayuntamiento de Marratxí aprobó, en su sesión ordinaria del mes de febrero, el efectuar una aportación económica de 110.799,48 € a la empresa concesionaria de la gestión de las dos escuelas de educación públicas del municipio.

La historia se remonta al año 2009 cuando el ayuntamiento decide sacar a concurso la construcción de dos escuelas de educación infantil, pero incluye en la misma licitación tanto la construcción, como la gestión de las mismas, durante los primeros 25 años de funcionamiento. La adjudicación de los dos concursos se aprobó por el pleno municipal en noviembre de 2009 y fue para la empresa Proyectos Baula, S.L., con un presupuesto total de construcción de 2.081.332 €, de los cuales 660.000 € los tenía que aportar, como subvención a pagar en en tres plazos, la Conselleria de Educación. Las dos escuelas de educación infantil, primeras de titularidad pública en Marratxí, se inauguraron en septiembre de 2010. Sin embargo, ahora hemos podido saber que ni en el proyecto de ejecución ni en el estudio económico y de explotación se contempló el coste del IVA de la operación.

Una larga historia de problemas económicos

En julio de 2012, Proyectos Baula pusó en marcha una campaña de recogida de firmas, entre los trabajadores de las dos escuelas municipales de educación infantil de 0 a 3 años y los padres y familiares de los niños, para exigir el pago del tercer pago pendiente de la subvención procedente de la Conselleria de Educación, por un importe de 220.000 €, coincidiendo con los primeros retrasos importantes en el pago de las nóminas a los educadores y personal auxiliar de las escuelas infantiles. Esta difícil situación, que en un principio aglutinó a toda la comunidad educativa de los dos centros apoyando las reivindicaciones de la empresa concesionaria, empezó a complicarse más aún, cuando algunos de los padres de los niños acusaron a los responsables de la empresa de haberles ocultado la información relativa a la problemática económica, especialmente en un momento que coincidía con las inscripciones para cursar el próximo curso escolar. Algunos padres se desmarcaron entonces de la línea seguida por Proyectos Baula y le retiraron su apoyo, especialmente cuando la empresa anunció que reduciría la plantilla de personal. Llegados a este punto, un conjunto importante de padres, recondujo sus reivindicaciones a la exigencia, hacia la empresa, de que se asegurará la atención y calidad educativa de sus hijos y amenazaron con sacar a sus hijos de las escuelas públicas de educación infantil y matricularlos en otros centros.

Con la situación al rojo vivo y con la amenaza de una manifestación a la puertas del Ayuntamiento de Marratxí, anunciada para el día 4 de septiembre, el consistorio marratxiner decidió, en los últimos días de agosto de 2012, adelantar a la empresa gestora el importe de 220.000 € adeudado por la Conselleria y conseguir así restablecer una aparente paz y normalidad de funcionamiento de las dos escuelas. A pesar de este pago, la tranquilidad duró muy poco, ya que en enero de 2013, la Agrupación de Padres y Madres de las dos escuelas remitió una carta al ayuntamiento en términos muy duros, en la que se solicitaba la urgente intervención del consistorio “ante la absoluta desorganización del servicio” y la “existencia de numerosas deficiencias, entre otras la reducción de horarios y la falta de alimentos por impago a los proveedores”. Esta carta tuvo como consecuencia que en el pleno del mismo mes de enero, el equipo de gobierno tuviera que incluir por vía de urgencia un punto que no figuraba en el orden del día y en el que se aprobó, por unanimidad de todos los grupos políticos, la adopción de diversos acuerdos, entre ellos el de “ordenar a Proyectos Baula S.L” la adopción de las medidas necesarias para garantizar “la correcta atención de los niños, restaurando la jornada de 38 horas semanales de las educadoras y personal de los centros y garantizando la adecuada alimentación de los niños”, junto con la advertencia del posible inicio de un expediente sancionador.

Restablecimiento del equilibrio económico

Ahora, un año después de aquellas medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Marratxí, la situación ha vuelto a dar un giro inesperado. Y es que el pleno municipal de la pasada semana aprobó, con el voto favorable de los concejales del equipo de gobierno (PP) y con la abstención de todos los grupos de la oposición, la disposición de un gasto extraordinario, a cargo del presupuesto de este año, por un importe de 110.799,48 €. Este gasto consistirá en una aportación económica para la empresa concesionaria, Proyectos Baula, S.L. al objeto de restablecer el desequilibrio económico del contrato de explotación, producido durante la fase de construcción de las escuelas infantiles, por no haberse contemplado el importe del IVA de la construcción de los edificios, ni en el proyecto de ejecución ni en el estudio económico y de explotación.

Xavier Ramis

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.