Denuncian el nuevo Plan Hidrológico de Baleares ante la Comisión Europea

Amics de la Terra, ATTAC Mallorca, la Societat d’Història Natural de les Balears, Enginyeria sense Fronteres de les Illes Balears i GOB, juntament amb l’Associació de Llicenciats Ambientals de les Illes Balears (ALCAIB), l’Associació de Geòlegs de les Illes Balears, el Col·legi Oficial de Biòlegs de les Illes Balears y l’Associació d’Agents de Medi Ambient de les Balears han presentado una denuncia ante la Comisión Europea por el incumplimiento de la legislación europea, por parte de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares y el Estado Español, con la aprobación del Plan Hidrológico de las Islas Baleares.

Las entidades denuncian el Plan Hidrológico aprobado en 2013 por el conseller Company, que modificaba, “después de un proceso viciado”, el aprobado en 2011 por el Consejo Balear del agua y el Consejo Nacional del Agua “con el objetivo claro de responder a intereses concretos de sectores que ven positiva la desregu­lación y carencia de control en la extracción y explotación del recurso”.

Así a pesar del intenso proceso de participación pública – 4 años, iniciado en tiempos del Conseller Jaume Font (PP) y finalizado con el Conseller Biel Vicenç (PSM) – que culminó con la aprobación del plan del 2011, el Govern decidió retirar este Pla e iniciar de nuevo el proceso introduciendo cambios sustanciales sin hacer un nuevo procedimiento de evaluación ambiental estratégica ni hacer tampoco un nuevo proceso in­tegral de participación pública y eliminando parte de las alegaciones aceptadas en 2011 sin ningún tipo de justificación motivada.

Para los denunciantes este procedimiento implica por lo tanto “un fraude a la participación pública, puesto que además, las nuevas ale­gaciones presentadas por las entidades y colectivos, no han sido respondidas en esta segunda fase del supuesto procedimiento de participación”.

Las entidades alertan de las nefastas consecuencias sobre el recurso.

Con este plan hidrológico se hace inviable el cumplimiento de los objetivos de recuperación de los acuíferos deteriorados, y la garantía de la calidad ecológica del recurso en un futuro, porque prioriza la satisfacción de las
expectativas de acceso al agua sin límites ni controles.

Los aspectos más significativos y preocupantes para las entidades del Plan por el futuro del agua son que:

1) Elimina la mayor parte de medidas para mejorar el estado de las masas de agua que preveía el plan aprobado en 2011: control de captaciones, requisitos por fuentes puntuales de contaminación, por fuentes difundidas, por instalaciones industriales, por contaminación accidental de gasolineras, contaminaciones derivadas de actividades agrícolas, derramamientos de depuradoras y sistemas autónomos de depuración, gestión de redes alcantarillado,…

2) Elimina las normas técnicas obligatorias para hacer sondeos y establece distancia fija de 100 metros entre captaciones independientemente de donde afecte. Esto implica que se podrían triplicar los pozos existentes. Además ahora, esto puede afectar a cualquier masa de agua independientemente de que estén en riesgo, sin establecer valores máximos de extracción.

3) Se rebaja la protección en los perímetros de captación para abasto de agua.

4) Se permiten nuevas captaciones en zonas costeras, a pesar de la salinización existente.

5) Modifica los límites de las zonas húmedas periurbanas donde el GOB Mallorca denuncia que hay promotores interesados en edificar solares: es una realidad en Ses Fontanelles, l’Ullal, Porto Petro, Maristany y puede que alguna más. Además, deja a criterio del Conseller, la revisión de las delimita­ciones que el Pla establece de manera “provisional”.

6) Se permite sacar agua para usos agrícolas en masas sobreexplotades clasificadas como masas en riesgo.

7) Se elimina la obligatoriedad de cualquier medida de gestión de la demanda, tanto urbana cómo agrícola.

Incumplimiento de la legislación europea.

El actual Plan Hidrológico incurre en el incumplimiento en varios aspectos de la Directiva Marco del agua (DMA) sobre todo en cuanto a los principios de la DMA (conseguir un buen estado químico y ecológico de las aguas superficiales y químico y cuantitativo de las aguas subterráneas y una explotación sostenible del re­curso). De hecho, contradice y hace imposibles de cumplir los objetivos obligatorios establecidos por la DMA que, de acuerdo con la jurisprudencia europea, los principios de la directiva se tienen que traspasar de forma im­perativa traduciéndose en normas concretas de obligado cumplimiento. Esto, que es lo que garantizaba el Plan aprobado en 2011, tiene dos ventajas imprescindibles para clarificar el marco de acción y garantizar el futuro del recurso:

a) mujer seguridad jurídica al ciudadano dejando muy claro qué se puede y que no se puede hacer.

b) obliga a la administración dejando poco margen por la discrecionalidad en la toma de decisiones.

El plan aprobado en 2013 implica una desregulación del marco normativo para favorecer intereses concretos vinculados al uso intensivo del agua y la explotación del recurso sin límites ni controles eliminando las medidas nada imprescindibles para garantizar la cantidad y calidad del recurso de cara al futuro.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.