El Teatro Principal recurre al Supremo para evitar que se juzgue el despido de dos sindicalistas

La Federación de Servicios Públicos de UGT (FSP-UGT) ha criticado este jueves a la Fundación Teatro Principal por presentar un recurso de casación ante el Supremo contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) que anula la no admisión a trámite de una demanda de dos sindicalistas despedidos en 2012.

La organización sindical censura esta decisión porque implica gastar dinero público con el único objetivo de evitar que la justicia pueda dar la razón a los sindicalistas de UGT que demandaron al Principal y a su gerente, Margalida Moner, por despido nulo, al entender que se había vulnerado su derecho a la libertad sindical, a la dignidad de la persona y a no ser discriminado.

Hay que recordar que el Juzgado de Primera Instancia nº1 archivó la demanda de los ex trabajadores del Principal, por lo que los sindicalistas presentaron un recurso de suplicación que no fue admitido y que les obligó a formular una queja al TSJIB.

El Tribunal Superior ha resuelto que se “vulneró gravemente el derecho de la tutela judicial efectiva” de los trabajadores despedidos y que la “vulneración se incrementó con la inadmisión del recurso de suplicación”.

Asimismo, el fallo acuerda que se admita a trámite la demanda de los empleados del Teatro Principal.

Por su parte, la FSP-UGT advierte de que si las rescisiones de contrato de los dos sindicalistas del Teatro Principal se declaran, finalmente,  nulas o improcedentes se deberán abonar con dinero público los salarios de tramitación, cuyo importe asciende actualmente a más de 100.000 euros, y que se incrementarían hasta la fecha  en que hubiera sentencia firme.

Por ello, la Unión insiste en que el Teatro Principal “no debería jugar de esta manera con el dinero de todos los ciudadanos”, ya que si la justicia da la razón a los sindicalistas de UGT “no será ni la presidenta del Consell de Mallorca, ni la gerente del Teatro Principal quienes paguen los salarios de tramitación”.

La organización sindical sospecha que el Teatro Principal despidió a los representantes de UGT y no a los de otros sindicatos porque “molestaban por reivindicar los derechos de los trabajadores” y que sus puestos se están supliendo con “contrataciones encubiertas mediante externalizaciones o contratos artísticos para eludir el control del Patronato del teatro”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.