El presidente del TSJIB lamenta la lentitud de la justicia en el 25º aniversario de sucreación

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), Antonio Terrasa, ha lamentado, durante su intervención en el acto de celebración del 25 aniversario de este órgano judicial, que la justicia se encuentre en manos de un sistema organizativo “todavía obsoleto” debido al cual “no somos capaces de proporcionar al ciudadano una respuesta siempre en plazo razonable”.

Terrasa se ha pronunciado de este modo ante los numerosos asistentes al acto, celebrado en la Sala del Jurado, entre quienes se encontraban la presidenta del Parlament, Margalida Duran; la delegada del Gobierno, Teresa Palmer; el alcalde de Palma, Mateu Isern; el comandante general de Baleares, Casimiro San Juan, y la presidenta del Consell de Mallorca, Maria Salom, así como otros representantes institucionales.

En su discurso, el presidente de la máxima instancia judicial de las islas la lamentado la situación actual de la justicia, “con menos jueces y más asuntos por habitante en comparación con nuestro entorno”, al tiempo que ha apelado a la necesidad de “esforzarnos por superar nuestros propios defectos, que son muchos, y las desventajas, que no son pocas, de un ordenamiento a veces segmentado, descoordinado y fraccionario, que en ocasiones presenta defectos de claridad y congruencia”.

En este contexto, Terrasa ha subrayado cómo “la realidad presente y las aspiraciones futuras pasan por la convergencia de una política de Estado coherente y estable en materia de Justicia, tanto en su organización como en su diseño estructural, inherente a la propia conformación del Estado”.

Tal y como ha subrayado, la implantación gradual de una “modernizada” Oficina Judicial “compromete el debut tanto de un nuevo esquema territorial (Ley de Planta) como de un nuevo ámbito organizativo (los Tribunales de Instancia), que involucran el redimensionamiento de todos los órganos judiciales”, y que, ha añadido Terrasa, debería culminar con una distribución de competencias “más equilibrada y eficaz”, separando en el caso del TSJIB la Sala Civil de la Pena.

Y ello con el objetivo de que cada una atienda “con más especificidad los objetivos inherentes a cada orden jurisdiccional, y mantenga una carga que ahora resulta insuficiente por falta de actualización del derecho civil balear, y por falta de una atribución generalizada de la apelación penal”.

“La posición del Tribunal Superior, igual que el resto de la jurisdicción, está pendiente de una Oficina Judicial que se va abriendo paso poco a poco, por la necesidad estratégica de ligarla al expediente judicial electrónico, las inherentes exigencias de aplicaciones más versátiles para la gestión procedimental, y sobre todo por una costosa reestructuración material de las sedes, aparte de que una gestión administrativizada como la que tenemos requiere de mayores esfuerzos de armonización con la tutela efectiva a cargo de los jueces”, ha recalcado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.