Iberia no pujará en la privatización de Aena

Iberia no acudirá a la privatización del 49% de Aena Aeropuertos aprobada por el Gobierno, ya que no es un negocio que interese a la aerolínea, aunque respeta a cualquier empresa que quiera entrar en el gestor aeroportuario, tras el interés mostrado por Ryanair.

“No es un negocio en el que en principio estemos interesados”, ha asegurado el presidente ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, en un encuentro con periodistas con motivo de la reanudación de su ruta diaria a Estambul.

La ‘low cost’ irlandesa anunció recientemente estar “seriamente interesada” en participar tanto en el 28% que Aena colocará en Bolsa a través de una oferta pública de venta (OPV) como en el 21% que ofrecerá a un núcleo estable de accionistas mediante un proceso de concurrencia.

Gallego señaló que la aerolínea española, cuyo ‘hub’ se ubica en la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, el de mayor volumen de tráfico de la red, no tiene una preferencia concreta por el inversor privado que pueda entrar en el gestor aeroportuario público.

“Nos da igual el perfil del inversor, lo que queremos es que tenga la mejor gestión posible”, señaló el ejecutivo, tras recodar que en todo el mundo existen modelos de gestión de aeropuertos con diferentes perfiles que funcionan.

No obstante, hizo hincapié en que Iberia, como cliente y usuario de la red de Aena Aeropuertos, quiere tener “los servicios adecuados con el mejor precio posible, porque tanto el precio como las tasas, que al final se repercuten en el pasajero, afectan igualmente a la demanda”.

“El hub de Madrid necesita traer pasajeros porque el área de captación no es tan grande como el volumen de pasajeros que mueve y la mejor manera es que el AVE llegue a la T4, cuanto antes mejor”, reclamó.

POSITIVA CONGELACIÓN DE TASAS.

Gallego valoró de forma positiva la decisión de congelar las tasas en 2015, una medida de agradecer en un contexto de crisis donde hay que incidir en estimular la demanda.

Según Gallego, aunque ya se constata una mejora, la tendencia es más positiva en verano y en mercados como Canarias y Baleares, que funcionan mejor, aunque “el mercado doméstico sigue siendo malo”, por lo que se mostró “moderadamente optimista”.

En cuanto a las bonificaciones por aumento de pasajeros y nuevas rutas, explicó que es complicado evaluar el rendimiento de dichos incentivos, que se miden a año pasado, al intervenir no solo la oferta de Iberia sino la capacidad que sus competidores hayan puesto en el mercado. Por eso, la aerolínea no cuenta con esa ventaja al realizar sus estimaciones.

Pese a ello, reconoció que la reducción del 30% de la tasa por pasajero en conexión –aquel viajero que desembarcando en un aeropuerto vuelve a embarcar con el mismo billete en un plazo máximo de 12 horas– supone además de una ventaja para el viajero un beneficio para Iberia. Actualmente, el 70% de sus pasajeros son en conexión, frente al 30% que vuela punto a punto.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.