MÉS acusa al PP de querer excluir de las subvenciones municipales a las entidades reivindicativas

El PP aprobó en Junta de Gobierno del pasado 12 de junio la Ordenanza Municipal de Subvenciones y antes de que se debata y apruebe en el Pleno ordinario, los grupos municipales han podido presentar enmiendas al texto. Por ello, Antoni Noguera, concejal de MÉS per Palma ha presentado una enmienda a la totalidad instando al equipo de gobierno a detener inmediatamente su tramitación e iniciar un proceso abierto y participado con toda la ciudadanía y la sociedad civil para consensuar un nuevo texto.

“El PP quiere confundir a la ciudadanía y hacer creer que la política es el partidismo. El PP está reprimiendo la libertad de expresión y atacando nuevamente los derechos individuales y colectivos de la sociedad civil ya que, si se aprueba esta norma, las entidades de carácter cultural, ecologista, de igualdad y derechos sociales y laborales de Palma que defiendan sus principios quedarán excluidas de las subvenciones municipales. Esto es intolerable”.

El actual proyecto de Ordenanza de Subvenciones incluye en el punto 3 del artículo 6 una prohibición textual de no subvencionar “los actos de carácter político y reivindicativo”. Pero en ninguna parte se dice cómo y quién considerará qué es una actividad “política y reivindicativa” poniendo infracciones y sanciones que ni siquiera están contempladas en la ley de subvenciones.

MÉS per Palma recuerda que muchas asociaciones tienen entre sus objetivos manifiestos, la reivindicación pacífica y democrática de los temas y actividades municipales que sean del interés de su barriada. Además, ya hay formas de impedir que con dinero municipal se financien actividades ilegales, y que no pasan por esta vía de prohibir las actividades “políticas y reivindicativas”.

Noguera afirma que el hecho de incluir esta cuestión “demuestra el miedo del equipo de gobierno y su partido político hacia el legítimo derechos a la protesta, reivindicación y libertad de expresión que tiene la ciudadanía. Es una muestra más de que las manifestaciones y la actividad política por sí misma por parte de partidos y la sociedad civil en general, generan miedo al partido en el gobierno, que a través de leyes estatales (ley mordaza), leyes autonómicas (ley de símbolos ) y normativa municipales (ordenanza de civismo y ahora, a la ordenanza de subvenciones) intentan reprimir derechos individuales y colectivos básicos adquiridos desde hace años”.

El proceso de tramitación prevé que la ordenanza se lleve a aprobación inicial en pleno ordinario y después se inicie un proceso abierto para todas las personas que lo deseen puedan presentar alegaciones.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.