El PSIB insta al Ajuntament a valorar los terrenos de Luís Sitjar y de Son Moix

El PSIB-PSOE ha insistido hoy en que el futuro del antiguo estadio Luís Sitjar pasa por la demolición del edificio y negociar con los propietarios una permuta que permita compensar el valor del antiguo estadio con parte del actual campo de Son Moix. Los socialistas instan al equipo de gobierno a valorar económicamente los dos terrenos con el fin de iniciar las negociaciones para sacar adelante la permuta de una parte de Son Moix por los derechos que el RCD Mallorca y el resto de propietarios tienen sobre el Luís Sitjar. En un comunicado, los socialistas reivindican que la operación tiene que servir para ejecutar la zona verde y los equipamientos deportivos que necesitan los barrios limítrofes al Luís Sitjar y no tiene que costar dinero al consistorio.

Los socialistas recuerdan que ya propusieron en 2011 la posibilidad de estudiar una permuta justa, ya que los terrenos de Son Moix son más grandes que los de Luís Sitjar y, por lo tanto, la operación tiene que buscar necesariamente “el equilibrio entre los derechos de cada una de las partes para que no se convierta en un regalo a unos particulares”. Los terrenos de Lluís Sitjar y los de Son Moix tienen la misma calificación urbanística: suelo urbano como sistema general de equipamiento deportivo y los dos permiten destinar el 45% del total a otros usos secundarios distintos en el deportivo (principal), como los usos comerciales. La superficie de Luís Sitjar es de 25.262 m2 con una edificabilitat de 1,2 m22/m2. Desde la pasada legislatura existen dos informes que valoran los terrenos de Luís Sitjar, uno elaborado por los técnicos municipales que estima el precio en 15,7 millones de euros (13,9 millones sin demolición) y otro, de un técnico externo que estima el valor en 17,6 millones de euros (14,9 millones sin demolición).

Además, el grupo municipal socialista ha criticado la parálisis del equipo de gobierno municipal que en tres años no ha sido capaz de actualizar las valoraciones ni avanzar un ápice en las negociaciones. Lo único que ha hecho al gobierno Isern, según el PSIB, ha sido ordenar la ejecución subsidiaria de la demolición del estadio, un decreto que se sostiene en el expediente de ruina aprobado durante la pasada legislatura. Sobre este tema, los socialistas recuerdan que la orden de demolición subsidiaria supone que el Ayuntamiento prevé adelantar el dinero de la demolición de euros y pasar la factura a los propietarios.

Con todo, consideran que la prioridad tiene que pasar para poner encima de la mesa la solución municipal y recuerdan que la propuesta de una posible permuta -siempre con las valoraciones pertinentes y sin que se regale nada a un particular- “es la única hipótesis de trabajo que existe actualmente y que fue presentado por el PSIB-PSOE en el 2011”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.