Convocan una huelga indefinida de recogida de basuras en Palma

Los trabajadores de Emaya han decidido convocar una huelga indefinida del servicio de limpieza y recogida de basuras en Palma a partir del 22 de julio.

La decisión ha sido adoptada en el transcurso de la asamblea informativa que se ha celebrado esta mañana en la que se ha decidido de forma mayoritaria secundar la convocatoria de paros indefinidos.

El presidente del comité de empresa de Emaya, Miguel Romero, ha explicado en declaraciones a Europa Press que su principal reclamación a la dirección de la empresa es la contratación de más trabajadores para realizar las tareas de limpieza en la capital balear, entre otras reivindicaciones laborales.

 Además, ha afirmado que se adopten medidas de cara a mejorar el servicio de limpieza municipal”, ya que, según ha dicho el representante sindical, “tras las modificaciones llevadas a cabo por la empresa los servicios ya no funcionan”.

Por otro lado, Romero ha destacado que es una huelga “sin fines económicos” y convocada “expresamente por los trabajadores”, puesto que “ante la convocatoria de reunión fueron éstos quienes decidieron ir directamente a la huelga”.

Asimismo, ha concretado que las reclamaciones a la dirección de la empresa se centran en aumentar la contratación de trabajadores para realizar las tareas de limpieza en la capital balear y la organización de las rutas de servicio, entre otras mejoras laborales.

En cuanto a las previsiones de diálogo con la empresa, el presidente del comité de empresa ha aseverado que hasta el momento no han recibido llamadas “ni se ve ninguna intención” de haber un proceso de negociación que permita evitar el conflicto, ha apostillado.

Los motivos argumentados por los trabajadores son muchos y variados :

“La constante reducción del presupuesto destinado a la Limpieza se está compensando con la creación de ciudadanos de primera y de segunda, dependiendo de sí viven en el centro o residen en las barriadas de la ciudad. Pedimos que toda la ciudad tenga un mínimo de limpieza digno.

La reducción de medios humanos supone que el 25% de los servicios no llegan a realizarse diariamente y la gestión del personal es totalmente deficiente. Queremos que se sustituya al personal que se jubila parcialmente por operarios de limpieza y operarios de recogida y no por personal de dirección o personal de administración, como ocurre actualmente.

La modificación de los puestos de trabajo no ha solucionado el problema de la carencia de personal y de la falta de limpieza de las calles de Palma, empeorando el servicio de Recogida y Limpieza.

Denunciamos la falta de respeto hacia los trabajadores y, sobre todo, hacia los ciudadanos a los que veladamente la Dirección acusa en muchas de sus declaraciones de incívicos.

Los conflictos laborales entre la dirección y los representantes de los trabajadores vienen provocados mayoritariamente por temas de Seguridad y Salud laboral, los cuales deberían estar garantizados según la ley de Prevención de Riesgos Laborales, llevando a los trabajadores a situaciones extremas provocando Estrés, Depresión y bajas vinculadas a una organización deficiente, bajas que quieren reprimir con despidos.

La falta de ética profesional de la dirección proclamando un ahorro de más de 10.000.000 € solo en 2013, pero ¡claro está! a cambio del pésimo servicio que se presta al ciudadano.

Denunciamos la mala gestión de talleres. También denunciamos la externalización de servicios con la consiguiente reducción de la carga de trabajo en la Empresa.

Queremos saber que cuesta a los palmesanos la contratación de expertos y asesores jurídicos de prestigio internacional y abogados externos en los procedimientos judiciales y de negociación colectiva, a pesar de que Emaya cuenta con gabinete jurídico propio. Exigimos que se haga pública los costes derivados de las denuncias laborales tanto individuales como colectivas objeto del incumplimiento de los acuerdos y otras deficiencias.

Denunciamos la contratación de cargos de confianza (todos) y asesores por criterios de amiguismo y afinidad política, incumpliendo el Art. 91.2 de la Ley de Bases del Régimen Local 7/1985 sin los criterios de oferta pública sin garantía de principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. Exigimos el cumplimiento del EBEP en cuanto a que el personal contratado o nombrado por esta Dirección como cargo de confianza cese cuando finalice el mandato de la autoridad que lo nombró.

El cese inmediato de los cargos directivos que incurran en actos de culpa e irresponsabilidad por incumplimiento del Código Ético y de Conducta que entró en vigor en julio de 2012 y aplicación del régimen disciplinario con el mismo rigor que se aplica a cualquier trabajador de base.

Por último en defensa de la dignidad y honradez de los trabajadores de Emaya, puesta en duda por la actual dirección con su presidente a la cabeza, llegando a tacharnos de falta de sensibilidad a los mismos al criticar la actuación que se ha tenido en la barriada de Son Banya y la poca capacidad de garantizar la Seguridad de sus trabajadores que realizan su jornada en esta zona.”

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.