Alemania jugará la final del Mundial tras humillar a Brasil

El partido de semifinales de la Copa Mundial de la FIFA 2014 entre Brasil y Alemania entrará en los anales de la historia de los Mundiales ya que el combinado teutón, que ha ganado 1-7, ha cimentado su triunfo en un 0-5 que llevaba cuando apenas se habían disputado 29 minutos del partido. Thomas Müller, Miroslav Klose, Toni Kroos (2), Sami Khedira y André Schürrle (2) fueron los autores de los goles en una demostración de dominio alemán e impotencia de la anfitriona que llevan de manera espectacular a la final a la selección de Joachim Löw, que venga así su derrota en la final del Mundial de 2002 disputado en su país.

Aunque comenzó intensa Brasil con sendos acercamientos de Marcelo y Hulk sin aparente peligro, no tardó Alemania en hacerse con el dominio del partido gracias a su buen trato de balón. Tras un disparo de Khedira que golpeó en un rival, en el minuto 11 comenzó la exhibición de la semifinalista en la pasada edición en 2010. Un saque de esquina de Kross llegaba al segundo palo donde Müller, en una inexplicable soledad, batía a Julio César haciendo el 0-1.

Intentaba reaccionar Brasil, que se veía por primera vez detrás en el marcador en todo el Mundial. Los de Luiz Felipe Scolari no estaban cómodos con la necesidad de crear juego ante un rival que era feliz con el devenir del partido. Así quedaba en evidencia en el minuto 23, cuando un balón en área de la canarinha llegaba a los pies de Müller, que se la dejaba a Klose, que al segundo intento batía a Julio César haciendo el 0-2 y sumando su 16ª diana en un Mundial, máximo goleador histórico superando al brasileño Ronaldo.

No quedaba aquí la sangría de la anfitriona en lo que serían los seis peores minutos de su historia porque en el 25′, otra gran combinación germana la finalizaba Kross haciendo el tercero. El mismo jugador hacía el cuarto en la siguiente acción tras un robo de Khedira en la salida del balón de Brasil y de nuevo un fallo brasileño propiciado por la presión alemana lo aprovechaba el mediocentro del Real Madrid CF para hacer el quinto ante las caras de incredulidad de todo el Estadio Mineirao.

Tras unos minutos finales del primer periodo que mostraban a un equipo exultante y otro abatido, el comienzo de la segunda mitad traía a Ramires y Paulinho como novedades en una Brasil que buscaba terminar el encuentro con dignidad. La tuvieron los de Scolari en los primeros minutos, aunque se encontraron con un Manuel Neuer que también quería su parte de protagonismo en el espectáculo alemán deteniendo los disparos de Oscar y Paulinho.

Pero fue un oasis en un desierto, porque Alemania siguió a lo suyo y en el 60’ pudo ampliar su ventaja con un disparo de Müller en el que brilló Julio César. No pasó lo mismo en el 69’, donde los de Low de nuevo se plantaron en el área brasileña con una pasmosa facilidad para que Philipp Lahm pusiera un centro en el área y el sustituto Schürrle marcara a placer. Brasil agonizaba, pero Alemania no perdía el hambre y diez minutos más tarde, de nuevo el delantero del Chelsea FC aparecía para hacer el séptimo tras un gran pase de Müller.

Con Mesut Özil fallando el octavo y Oscar haciendo el del honor de Brasil acabó el partido, aunque ya lo había hecho con anterioridad en el minuto 29. Alemania llega así a la final, sabiendo que ya forma parte de la historia antes de jugarla y endosando de paso la mayor goleada nunca recibida por Brasil como local. Argentina u Holanda serán su rival en la final del domingo, aunque con toda seguridad se tomarán un rato esta misma noche para saborear lo logrado. ©UEFA.com 1998-2014

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.