La FAD edita un informe sobre jóvenes y medios de comunicación

Los medios de comunicación y los jóvenes están “condenados”, o necesariamente forzados, a entenderse, y ahora más que nunca. Los primeros porque necesitan conectar con un amplio sector de la población al que, con las estrategias habituales, no están llegando o están perdiendo. Y los segundos, los propios jóvenes, porque, les guste o no, los medios de comunicación siguen siendo un instrumento de construcción y cohesión social de primer orden.

Estas son algunas de las reflexiones extraídas de la Jornada “Jóvenes y medios de comunicación: El desafío de tener que entenderse“, organizada esta mañana por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, un centro privado e independiente creado por la FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción) gracias al apoyo de Banco Santander y Telefónica. La jornada “Jóvenes y medios de comunicación. El desafío de tener que entenderse” se ha celebrado en el Instituto RTVE, el centro de formación de la Corporación RTVE destinado a formar, promover y divulgar el conocimiento relacionado con los medios de comunicación.

En ella, se han dado cita los representantes de los principales medios de comunicación con el fin de reflexionar sobre el tratamiento informativo que desde ellos se hace de la juventud y sobre cómo este puede contribuir a ajustar la percepción social que se tiene de los jóvenes e incluso condicionar su comportamiento.

Consciente de esta realidad, el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud pretende, con esta Jornada, ahondar en las distintas implicaciones y dimensiones de la relación entre jóvenes, información sobre jóvenes y lectura de esa información. Y, sobre todo, en la responsabilidad y el papel que los medios de comunicación juegan en esta cuestión.

La jornada ha sido inaugurada por el director de Comunicación y Relaciones Institucionales de RTVE, Manuel Ventero, y el director general de la FAD, Ignacio Calderón, quien ha ofrecido el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud como fuente rigurosa y fiable de información para los medios de comunicación.

Calderón ha incidido especialmente en la importancia y responsabilidad que los medios tienen de cara a la configuración de la imagen social de los adolescentes y jóvenes: “debemos analizar con profundidad el mundo juvenil y, en ese análisis, es fundamental conocer la imagen que de ellos se proyecta en los medios de comunicación. Ya sea por la percepción que de ellos tiene la sociedad adulta –y que condiciona sus decisiones- o por la que ellos obtienen de sí mismos a través de los medios porque puede ocurrir que se cumpla la llamada profecía autocumplida”.

El director general de la FAD ha añadido que “por ambas cuestiones, que pueden condicionar el comportamiento juvenil, es tan importante abordar un proceso de debate y reflexión con los medios de comunicación”, ha concluido.

Por su parte, el director de Comunicación y Relaciones Institucionales de RTVE, Manuel Ventero ha señalado durante su intervención que “estamos aquí hoy dispuestos a escuchar, a aprender y entre todos poner en común nuestros criterios. La FAD va mucho más allá de la lucha contra la drogadicción porque el contexto de las drogas suele, o no, coincidir con la juventud que es de lo que la FAD se quiere ocupar”.

JOVENES Y MEDIOS. EL DESAFÍO DE TENER QUE ENTENDERSE

Como primer desafío, los propios medios han señalado la necesidad de encontrar unas formas de comunicación que resulten inteligibles y atractivas para los jóvenes. Un desafío que no tiene que ver tanto con el qué decir sino con el cómo decirlo. Para ello, se ha hablado de la necesidad de diferenciar las estrategias que se emplean para llegar a la sociedad adulta de aquellas utilizadas para alcanzar a los jóvenes.

Otra carencia señalada por los medios en su tratamiento de las cuestiones juveniles es que, cuando abordan estos temas, no recurren a los propios jóvenes cómo fuentes informativas. El principal motivo, según señalan, es que se trata de un colectivo no organizado y muy heterogéneo. Es difícil mostrar en una misma información la pluralidad del universo juvenil. A lo que se añade la inexistencia de portavoces. La juventud como un todo no existe. Existen los jóvenes. Distintos, plurales y diferentes entre sí.

A todas estas cuestiones se añade la transformación que han sufrido los medios con la llegada de internet y las redes sociales, que ofrecen nuevas dimensiones comunicativas en cuanto al tratamiento de la juventud, a las que los profesionales de la comunicación tendrán que adaptarse.

En ese sentido, los medios tradicionales, asumen que, si pretenden atraer al público joven, deberán alejarse paulatinamente de los patrones comunicativos unidireccionales y verticales que han servido como modelos para las representaciones juveniles, y tratar de buscar nuevas propuestas mediáticas que generen vínculos emocionales más horizontales y participativos.

EL COMPROMISO DE LOS MEDIOS CON LOS JÓVENES

Con esta Jornada, el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud pretende dar continuidad al compromiso alcanzado por el sector mediático con la firma de la declaración “Los medios de comunicación y los jóvenes”, celebrada el pasado 6 de mayo, en el Palacio de la Zarzuela, bajo la presidencia de SM la Reina doña Sofía. Con ella, las asociaciones representativas del sector manifestaron su preocupación por la situación actual de la juventud española y mostraron su interés y disposición por dar un tratamiento adecuado a la información referente a los jóvenes.

La FAD promovió este acuerdo en el marco del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, partiendo de la convicción de que la imagen de la juventud que los medios de comunicación reflejan, los valores que subrayan o las identidades juveniles que enfatizan pueden configurar una percepción social equivocada del colectivo, así como condicionar los comportamientos y la realidad juvenil. En especial aquellas informaciones que relacionan de manera indefectible a los jóvenes como colectivo con conductas de riesgo –como los consumos de drogas, la violencia, etc.- sin aportar el contrapunto de que, en realidad, estos comportamientos son minoritarios entre la población joven.

Los firmantes de la declaración fueron la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC); Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), Asociación de Revistas de Información (ARI), Radio Televisión Española (RTVE), Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (FORTA), agencia Efe, agencia Europa Press, agencia Servimedia, Asociación Española de Editores de Publicaciones Periódicas (AEEPP) y la Asociación de Universidades Españolas con Titulaciones de Información y Comunicación (ATIC).

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.