La flota internacional de X-35, fiel a la Copa del Rey de vela

Los X-35 participan en la Copa del Rey MAPFRE prácticamente desde su estreno como monotipo de competición. Debutaron en Palma en 2007, y este año formarán clase por octava edición consecutiva. “Nos atrae la bahía de Palma, el club, el escenario, el trato fantástico que siempre nos brindan”, reconoce Miquel Colomer, secretario de la clase en España. “Además, el campo de regatas nunca falla; las condiciones de Palma son magníficas”.

Este año, 11 barcos de siete nacionalidades competirán en clase Nespresso X-35. El listado de preinscritos incluye tres unidades españolas, dos finlandesas, dos italianas, una rusa, una holandesa, una alemana y una británica. “La participación es internacional, de mucho nivel”, continúa Colomer. “En esta clase siempre hay que estar preparado para las sorpresas y no es fácil hablar de favoritos, pero este año yo destacaría al italiano Lelagain –campeón del mundo 2009 y 2010, y ganador de la Copa del Rey en 2010–, los dos equipos finlandeses o el alemán X On The Beach, sin olvidar al Red Eléctrica de España, que cada año se disputa las primeras plazas”.

La flota de Nespresso X-35 disputará un máximo de 12 mangas en la 33 Copa del Rey MAPFRE entre el lunes, 4 de agosto, y el sábado día 9.

Un monotipo extremo
El X-35 es un diseño del astillero danés X-Yachts que combina habitabilidad y confort con cualidades dinámicas para competición. “Es un monotipo bastante extremo caracterizado por sus altas prestaciones en regata, con una superficie vélica más amplia que otros barcos de su eslora y un desplazamiento más ligero”. Colomer lo explica desde su experiencia como armador y timonel del Desafino, uno de los tres españoles que participarán en Palma. “Por normativa de clase, el peso de la tripulación es de 640 kilos, lo que equivale a ocho o nueve tripulantes, con un máximo de dos profesionales a bordo”.

Tras casi diez años en el agua, el X-35 está consolidado como clase en el continente. “En Europa podemos hablar de dos flotas: La del norte de Europa es muy potente, con regatas de 20-30 unidades de países como Noruega, Finlandia, Suecia o Dinamarca; en el Mediterráneo contamos con alrededor de 15 barcos compitiendo en Italia y cinco o seis en España”.

La clase X-35 disputó su mundial 2014 el pasado mes de junio en Sanremo, Italia, donde participaron barcos de cinco nacionalidades. En el Real Club Náutico de Palma lucirán pabellones de siete países. “Podríamos decir que esta regata es más indicativa del nivel mundial que el propio campeonato del mundo disputado en Sanremo”, concluye Colomer.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.