La Eurocámara pide movilizar más fondos contra el desempleo juvenil

Los países de la UE deben dedicar más fondos a los programas de Garantía Juvenil y extender éstos a los jóvenes de hasta 30 años, según una resolución aprobada este jueves por el Parlamento Europeo. Los eurodiputados también exigen estrategias claras contra el abandono escolar prematuro y reclaman a los gobiernos nacionales medidas para integrar a los “Nini” en el mercado laboral y promover las carreras de ciencias, ingeniería y matemáticas.

El texto, aprobado por 502 votos a favor, 112 en contra y 22 abstenciones, subraya que la actual limitación de la garantía juvenil a los 25 años de edad es insuficiente, ya que no tiene en cuenta a los 6,8 millones de “Nini” (jovenes que no trabajan, estudian ni reciben formación) con edades comprendidas entre los 25 y los 30 años. En este sentido, el Parlamento Europeo anima a los Estados miembros a que consideren ampliar la Garantía Juvenil a los jóvenes de menos de 30 años de edad.

Los eurodiputados también reclaman a la Comisión que proponga un marco jurídico europeo que introduzca normas mínimas para la aplicación de las garantías juveniles, incluida la calidad de los periodos de aprendizaje, unos salarios dignos para los jóvenes y el acceso a los servicios de empleo. Este marco debería abarcar a los jóvenes de hasta 30 años.

Más fondos para los programas de Garantía Juvenil

El texto recuerda que los 6.000 millones de euros asignados a la Iniciativa sobre Empleo Juvenil no bastan para luchar contra el paro juvenil a largo plazo. Por ello, los diputados piden a la CE y a los Estados miembros que concedan carácter prioritario a la Garantía Juvenil y que incrementen su dotación presupuestaria hasta 2020.

Los programas de Garantía Juvenil tienen por objetivo asegurar el derecho a un empleo, prácticas o formación a los jóvenes que se encuentren en situación de desempleo al menos cuatro meses.

El texto aprobado también pide a los Estados miembros que tomen medidas contra el abandono escolar prematuro, que introduzcan programas de formación y aprendizaje profesional, que desarrollen estrategias integrales para los “Nini” y que apliquen plenamente los programas nacionales de Garantía Juvenil.

Asimismo, destaca que la Iniciativa de Empleo para la Juventud no debe impedir a los Estados miembros recurrir a otros programas de la UE, por ejemplo, en el marco del Fondo Social Europeo o del ERASMUS+, para financiar proyectos más amplios relacionados con la juventud.

Educación más adaptada al mercado laboral

La Eurocámara subraya la importancia de que los jóvenes adquieran competencias transversales, como las relacionadas con las tecnologías de la información y las competencias de liderazgo, pensamiento crítico y lingüísticas, con el fin de mejorar sus perspectivas laborales. Además, pide a los países de la UE que adopten medidas para dar prioridad a los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas en sus programas de educación.

Empleo de calidad

Los Estados miembros deben asegurarse de que los jóvenes acceden a empleos de calidad donde se respeten sus derechos, entre ellos, el derecho a un trabajo que ofrezca garantías de subsistencia y una protección social adecuada. El objetivo último es proteger a los jóvenes trabajadores contra la discriminación y la explotación.

Los diputados dejan claro que, especialmente en tiempos de crisis, “no debe comprometerse el aspecto cualitativo del trabajo para los jóvenes” y que deben respetarse las normas laborales básicas relacionadas con el tiempo de trabajo, la seguridad social y la salud y seguridad en el trabajo.

Asimismo, con el fin de promover el emprendimiento, los gobiernos nacionales deben eliminar las barreras burocráticas innecesarias a las que se enfrentan los autónomos, las microempresas y las pymes.

Contexto

Según los datos de Eurostat correspondientes al mes de mayo, en la UE-28 hay 5,2 millones de jóvenes de hasta 25 años en paro, de los que 3,3 millones se encuentran en los países de la Eurozona. En términos porcentuales, estas cifras suponen un 22,2% y un 23,3%, de la población joven, respectivamente.

Las tasas más bajas de paro juvenil corresponden a Alemania (7,8%), Austria (8,9%) y Países Bajos (10,8%), mientras que las más altas se hallan en Grecia (57,7%), España (54%) y Croacia (48,7% en el primer cuatrimestre de 2014).

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.