La Oficina de Defensa de los Derechos del menor incrementa en un 20% sus actuaciones

La Oficina de Defensa de los Derechos del Menor (ODDM) ha registrado 303 actuaciones en 2013, lo que supone un incremento del 19,8 por ciento respecto al año anterior, en el que se llevaron 243 actuaciones, y en un 74 por ciento respecto del 2011, con 174 actuaciones.

Los datos se han hecho públicos este martes tras la entrega del informe de la organización a la presidenta del Parlament, Margalida Durán, por parte de la consellera de Familia y Servicios Sociales, Sandra Fernández y la directora de la ODDM, Maria Garrido.

Garrido ha explicado que, desde la ODDM, se ha producido “un aumento de colaboraciones con las administraciones y entidades que se dedican al cuidado de los menores”, y ha agradecido “la colaboración de los centros y todos los profesionales que han ayudado a realizar esta labor”.

En el 72% de los casos, estas acciones han derivado en el inicio de expedientes de defensa de los derechos de los menores, mientras que el 28% restante han sido consultas y quejas que se han resuelto sin tener que instruir expediente, según el informe de la ODDM.

En cuanto a la tipología de las actuaciones, la “más importante” se ha centrado en ofrecer información a los ciudadanos en materia de derechos de los menores (38%); el 14% se refiere a la incoación de expedientes administrativos; y el 13% en tareas de supervisión propias de la ODDM.

La orientación ha sido la actividad principal en el 12% de los casos, las iniciativas relacionadas con la colaboración con entidades y otras instituciones han supuesto el 11%; la tramitación de quejas el 8% y la de denuncias el 4%.

Por otro lado, los ámbitos de actuación han sido el asesoramiento jurídico (21%), educación y cultura (20%), la salud (19%), el funcionamiento de la administración (33%), e Internet y nuevas tecnologías (7%).

Sobre este último ámbito, Garrido ha explicado que “no es sólo cuestión de niños, sino también de adultos, ya que la conectividad constante es una puerta abierta a ciertos riesgos que se esconden en la red y que pueden provocar que una situación que puede ser comprometida para un menor en un momento dado pueda votar y darse a conocer.

Sin embargo, la directora de la ODDM ha defendido que “aún así no todo es malo en la red y que es una forma de hacer mundo y crecer, pero hay que ser responsables”.

Además, la directora de la ODDM ha destacado el incumplimiento del interés superior del menor, ya que “muchas veces encontramos que los adultos ponen por encima intereses personales laborales antes que lo que es adecuado para los menores”, y ha considerado que se debe seguir trabajando en este sentido.

Finalmente, Garrido ha recordado que “cualquiera que conozca una situación de vulneración pase por la oficina, porque si no lo hace están contribuyendo a que ese menor sufra más y se le desproteja totalmente”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.