El PP podría renunciar a gobernar en el Ayuntamiento de Ibiza

El presidente del Gobierrno y del PP balear, José Ramón Bauzá, ha anunciado esta madrugada que el partido ha forzado la dimisión de la alcaldesa de Ibiza, Pilar Marí, y de los concejales Juan Mayans, Alejandro Marí y Rai Prats “ya que su comportamiento no ha estado a la altura de las circunstancias”. Bauzá ha avanzado, incluso, que el PP renunciará a la alcaldía porque no la va a “mantener a cualquier precio”.

Bauzá ha pedido disculpas a los ciudadanos “porque para nosotros y, para mí, la política se entiende como una vocación de servicio en base a la solución de los problemas de los ciudadanos y lo que se ha estado haciendo en los últimos tiempos en el Ayuntamiento no ha sido solucionar problemas, sino lo contrario: crear problemas a los ciudadanos”. La renuncia de los concejales se ha formalizado esta madrugada.

“No me importa perder la alcaldía si ganamos la confianza de los ciudadanos de Vila”, ha insistido. Bauzá ha explicado que en las próximas horas contactarán con las personas que completaban la lista electoral del PP en las pasadas elecciones para estudiar si pueden incorporarse al equipo de gobierno como nuevos concejales.

“En función de la predisposición de estas personas valoraremos si presentamos candidatura a la alcaldía o si directamente renunciamos. Gobernar no significa ocupar la silla a cualquier precio”, ha dicho Bauzá.

Por su parte, el presidente del PP de Ibiza, Vicent Serra, ha lamentado que los concejales dimisionarios no respetaran este martes el acuerdo del Comité de Dirección del PP al pedir la vuelta de Pilar Marí sin comunicárselo al partido.

Bauzá y Serra explicaron las decisiones adoptadas en la reunión de urgencia de anoche. Los regidores contravinieron el acuerdo alcanzado por el partido para presentar a Prats como alcaldable al solicitar el regreso de Pilar Marí como primera edil de Vila, que ya había anunciado su decisión “irrevocable” de dimitir. Este hecho, que se produjo en una rueda de prensa de la que la formación no estaba al corriente, desencadenó anoche su cese fulminante en una junta de urgencia en la que estuvo presente la plana mayor del PP balear, con el presidente José Ramón Bauzá a la cabeza.

Antes de que se conociera la drástica medida adoptada por el partido, que se hizo pública sobre la una de la madrugada, Pilar Marí, Rai Prats, Juan Mayans y Alejandro Marí abandonaban la sede del PP de Eivissa a toda prisa, con cara de póquer y sin hacer ningún tipo de declaraciones a la prensa. Después, tanto el presidente del Ejecutivo balear y del PP regional, José Ramón Bauzá, como el del partido en la isla y del Consell Insular, Vicent Serra, explicaron las razones de la decisión tomada por el partido.

“Lo que se ha estado haciendo en el Ayuntamiento de Eivissa no ha sido solucionar los problemas existentes, sino crearlos” y, por tanto, “se ha considerado por unanimidad que el comportamiento de determinados regidores del PP no ha estado a la altura de las circunstancias que se merecen los ciudadanos de este municipio. Por esto se ha pedido a Pilar Marí, Rai Prats, Alejandro Marí y Joan Mayans que pongan su cargo a disposición del partido, cosa que han hecho”, manifestó Bauzá en una improvisada comparecencia de prensa en la que lo primero que hizo fue pedir “perdón” a los ciudadanos de Vila.

NO A CUALQUIER PRECIO

Por otra parte, el presidente del PP balear aseguró que su partido no está dispuesto a mantener la alcaldía a cualquier precio. “No nos importa perderla si de esta manera ganamos la confianza de la ciudadanía”, señaló. “En los próximos días hablaremos con el resto de personas de la lista para conocer su disposición a incorporarse como regidores y en función de su postura decidiremos si presentamos candidato a la alcaldía o directamente renunciamos a ella. Gobernar no significa ocupar la silla a cualquier precio”, prosiguió.

Por su parte, Vicent Serra explicó los motivos del cese de los ediles de Vila, que tuvo su origen en la comparecencia de prensa organizada a espaldas del partido para pedir que Pilar Marí siguiera al frente del consistorio. “No se han respetado las decisiones adoptadas por el Comité de Dirección del partido en Eivissa. No se puede decir un día una cosa y al siguiente hacer otra totalmente contraria. Por esto José Ramón Bauzá se ha desplazado a la isla, puesto que la posibilidad de perder la alcaldía de la segunda ciudad de Balears es una razón de peso para estar aquí (en Eivissa)”.

Al parecer, Pilar Marí estaba dispuesta a dar marcha atrás y no hacer efectiva la dimisión que había anunciado después de que varios de sus compañeros en el equipo de gobierno le hubieran pedido que reconsiderara la decisión de abandonar su cargo y que siguiera en la alcaldía hasta el final de esta legislatura.

Sin embargo, los ediles partidarios de la continuidad de Marí no midieron bien las consecuencias que podía acarrear el nuevo giro de los acontecimientos que proponían de forma unilateral y sin el consentimiento de la dirección del PP de Eivissa. Así, su maniobra no solo no fructificó sino que sentó como una patada en el vientre en el partido, tanto a nivel insular como balear. Serra señaló al respecto que las cosas que afectan al partido se pueden hablar y discutir, pero en el lugar y el momento adecuado, dando a entender que los ediles no habían obrado de forma correcta, lo que les costó la reprimenda de la dirección insular y regional del PP y su posterior destitución.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.