No habrá reforma de la financiación autonómica

Archivo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha indicado este viernes, durante su balance del curso político, que la segunda parte de la reforma fiscal, que afectará principalmente a los impuestos autonómicos y locales y a la financiación autonómica, se dejará para principios de 2016, ya en la próxima legislatura, dado que actualmente “no es el momento más razonable” para abrir este debate ni hay recursos suficientes.

Al término de la reunión del Consejo de Ministros, que ha aprobado el proyecto de ley de reforma fiscal, Rajoy ha reconocido que en un primer momento se valoró la posibilidad de acometer la reforma del sistema tributario y del sistema de financiación de forma “conjunta”.

Sin embargo, tras mantener conversaciones sobre este tema “con mucha gente”, incluyendo los presidentes regionales, el Ejecutivo decidió que “éste no era el mejor momento” para revisar el modelo de financiación porque “no hay recursos suficientes” para repartir entre las comunidades autónomas.

“Estamos en un proceso de ajuste del déficit público y no nos parecía que éste fuera el momento más razonable, y eso es algo compartido por muchos presidentes”, ha añadido Rajoy, avanzando que, por tanto, en el año y medio que queda de mandato trabajarán en otros impuestos como el de Patrimonio o Transmisiones Patrimoniales, de cara a la “segunda parte de la reforma fiscal”, que se dejaría ya para principios del año 2016.

No en balde, el próximo ejercicio hay elecciones municipales y autonómicas y también generales hacia finales del ejercicio, por lo que el clima político podría no ser el más adecuado para conseguir acuerdos en materia de financiación autonómica, que tiene muy soliviantadas a algunas comunidades autónomas como Cataluña o Andalucía, pero también a ‘feudos’ populares como Madrid o Valencia, que se quejan de esta infrafinanciadas.

De hecho, el pasado mes de mayo el Ministerio de Hacienda ya dejaba caer que no se cambiaría el modelo de financiación autonómica en esta legislatura, sino que se le harían retoques indirectamente a través de la reforma fiscal.

SE CUMPLIRÁ EL DÉFICIT

En cualquier caso, el presidente del Gobierno ha defendido que con las medidas que se han aprobado este viernes en el Consejo de Ministros y que serán debatidas en las Cortes a partir de septiembre para que puedan entrar en vigor en enero se podrá cumplir el objetivo de déficit, fijado en el 5,5% para este ejercicio.

Y es que, pese a que se “devolverán” 9.000 millones de euros “a los bolsillos de los españoles” en los dos próximos ejercicios, el “aumento del consumo privado y de la inversión” incrementará los recursos que entran en las arcas públicas que, así, contarán con ingresos suficientes para equilibrar las cuentas sin tener que hacer nuevos ajustes.

“No era una decisión fácil”, ha reconocido Rajoy, recordando incluso que el Gobierno decidió renunciar a tres décimas más de margen que le ofreció Bruselas. No obstante, también a admitido que el objetivo de 2015, fijado en el 4,2%, sí será “más complicado” de alcanzar.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.