Ventaja del barco de JFK en el XX Trofeo Illes Balears Clàssics

La inestabilidad meteorológica marcó la primera jornada del XX Trofeo Illes Balears Clàssics, organizado por el Club de Mar Mallorca, en la que, no obstante, todas las clases pudieron concluir una manga. La salida tuvo que retrasarse durante casi una hora, hasta casi las dos de la tarde, pero el comité de regatas consiguió finalmente montar dos recorridos de 7,25 y 11,2 millas adaptados a las diferentes características del medio centenar de veleros que conforman la flota de la mejor regata de barcos de Época de Mallorca. El viento flojo de Xaloc (SE), que sopló siempre por debajo de los diez nudos, fue rolando a Sur a medida que avanzaba la prueba. A las 16.30 horas todos los participantes regresaban a puerto después de que la caída del viento frustrara cualquier posibilidad de celebrar una segunda regata.

ÉPOCA CANGREJA (Hasta 1950)

El Marigan (1898), de Tim Liesenhoff, ganador de la edición de 2013, se colocó al frente de la clasificación general de la clase Época Cangreja, en la que compiten las embarcaciones más antiguas de la flota. El cutter del Real Club Náutico de Palma, que goza de un 2% de bonificación por la tipología de velas que utiliza, invirtió una hora y catorce minutos en completar el recorrido de 7,25 millas , lo que le permitió aventajar en algo más de dos minutos en tiempo compensado al segundo clasificado, el Kelpie of Falmouth (1928), y marcar una distancia de casi cuatro minutos con respecto al Hispania (1909), que fue el más rápido en tiempo real.

EPOCA MARCONI (Hasta 1950)

En la clase Época Marconi, el Manitou (1937), barco que perteneció a John Fitzerald Kennedy y que en la actualidad está armado por Phil Jordan, supo aprovechar las condiciones de poco viento para arrancar una ventaja de un minuto y veinte segundos al The Blue Peter (1930), de Mat Barker, que fue segundo. En tercera posición, a más de tres minutos del líder, se colocó el Enterprise, de Albert Kusak (1939). El Trivia (1939) hizo valer su mayor eslora (21 metros) para imponerse en tiempo real, con una hora y treinta y ocho minutos para un recorrido de 11,2 millas, pero la aplicación del hándicap lo relegó a la quinta plaza, a nada menos que 19 minutos del Manitou.

CLÁSICOS (1950-1975)

Los barcos de la Marina Italiana no dieron opción en la categoría de Clásicos (construidos entre 1950 y 1975), donde coparon las tres primeras posiciones. El Stella Polare (1965), comandado por Maurizzio Flippini, tuvo una actuación impecable: ganó en tiempo real y en compensado, con una ventaja ajustada de 55 segundos sobre el Corsaro II (1960), de Marco Mazzini, y casi cinco minutos de ventaja respecto al Capricia (1963), del comandante Fabio Divina. Emeraude (1975), de Vittorio Cavazzana, el único barco de aluminio de la flota y considerado como uno de los más competitivos del circuito de clásicos, tuvo que conformarse con la cuarta plaza, a diez minutos del ganador. En esta categoría el recorrido también fue de 11,2 millas.

ESPÍRITU DE TRADICIÓN

En Espíritu de Tradición, donde compiten embarcaciones fabricadas con posterioridad a 1975 pero que conservan las formas de los barcos clásicos, el mallorquín Fátima, patroneado por Diego Caro y que luce grímpola del Club de Mar Mallorca, sacó provecho de su mejor conocimiento del campo de regatas de la Bahía de Palma para colocarse en primera posición. El Tichiy Don ruso, ganador el año pasado, fue segundo, a trece minutos, mientras que el italiano Orsa Maggiore tuvo que conformarse con la tercera posición.

DRAGÓN

Los Dragones de madera, al igual que los barcos de la clase Época Cangreja, realizaron un recorrido de 7,25 millas. Sin embargo, sólo el Adair, de Joost Goverts, y el Rogue, de Rom Loopik, primero y segundo, respectivamente, consiguieron terminar la regata.

El XX Trofeo Illes Balears Clàssics se reanudará mañana a las 12.00 horas, con la incorporación de la flota de vela latina. La previsión es de vientos flojos de Levante y posibilidad de precipitaciones después del mediodía.

Al término de la regata de hoy, el Club de Mar ha ofrecido una muestra de productos gastronómicos a las tripulaciones participantes.

DECLARACIONES

Marco Saccone, tripulante del Stela Pollare (1965), se mostró satisfecho con la victoria obtenida en la regata que inauguró la competición, “una prueba bastante interesante porque hemos salido al mar sin mucho viento y después se ha levantado en medio de la competición y nos ha ido muy bien”. “Esta es la segunda vez que participamos en la Illes Balears Clàssics”, recordó. En su opinión, la flota que se da cita en este vigésimo aniversario “es muy competitiva y de un gran nivel”, aunque señala al Corsario II, otro clásico con el que participa la Marina Militar Italiana en la competición, como “el máximo rival a batir”.

Diego Caro, armador del Fátima, primero en la clase Espíritu de Tradición al finalizar el primer día de regatas, también destaó el sorprendente comportamiento del viento hoy en la Bahía que no sólo permitió disputar la prueba, sino que “con 10 nudos que nadie esperaba”. Satisfecho por cómo se comportó su barco en esta primera jornada, Caro afirmó que viene a ganar el trofeo, aunque reconoce que el viento jugará un papel determinante ya que “en nuestra clase hay barcos muy grandes y otros más pequeños y no sé muy bien cómo están los ratings”. En su opinión, la flota que ha conseguido reunir el Club de Mar Mallorca “es de un gran nivel, muy potente, y eso confirma que están haciendo las cosas muy bien y que la regata todavía puede crecer más”.

CLASIFICACIONES

Época Cangreja

1. Marigan (Tim Liesenhoff)
2. Kelpie of Falmouth (Asgard Yacht)
3. Hispania (Fundación Isla Ebusitana)

Época Marconi

1. Manitou (Phil Jordan)
2. The Blue Peter (The Blue Peter LTD.)
3. Enterprise (Albert Kusak

Clásicos

1. Stella Polare (Marina Italiana)
2. Corsaro II (Marina Italiana)
3. Carpricia (Marina Italiana)

Espíritu de tradición

1. Fátima (Diego Caro)
2. Tichiy Don (Eugeny Panevin)
3. Orsa Maggiore (Marina Italiana)

Dragón

1. Adair (Joost Goverts)
2. Rogue (Rom Loopik)

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.