El mal tiempo marca la segunda jornada del XX Trofeo Illes Balears

Cielo encapotado, viento de Gregal (NE) con rachas de 20 nudos y lluvia son condiciones inusuales en la Bahía de Palma en agosto, pero, sin embargo, propiciaron hoy una regata espectacular en la segunda jornada del XX Trofeo Illes Balears Clàssics, organizado por el Club de Mar Mallorca, en el que se dan cita medio centenar de embarcaciones de época de los siglos XIX y XX.

La meteorología se ajustó a las previsiones y, como ya ocurriera el primer día, obligó al comité a aplazar la salida al mar hasta casi la una de la tarde. A esa hora se estableció el viento en 55 grados y unos 15 nudos que se mantuvieron, con ligeras oscilaciones, a lo largo de los tres recorridos dispuestos por la organización.

Los veleros de las clases Espíritu de Tradición y Clásicos realizaron una travesía costera de 22,20 millas de cinco tramos, con la primera baliza situada en Cala Figuera (extremo occidental de la Bahía de Palma), mientras que los Época, divididos en las categorías Marconi y Cangreja, y los RI Clásicos recorrieron 17,70 millas tras pasar en primer lugar por Ses Illetes y completar cuatro tramos. Las seis unidades de la clase Dragón llevaron a cabo dos mangas de cuatro millas y los botes y lläuts de Vela Latina se quedaron en puerto.

A pesar de la dureza de la regata, la jornada se saldó sin apenas incidencias. Dos tripulantes debieron ser atendidos por el servicio de urgencias que la Clínica Rotger tiene instalado en el Club de Mar. Uno de ellos por una fractura en una mano y otro por síntomas de hipotermia. Ambos fueron trasladados al centro hospitalario en ambulancia con pronóstico leve.

EPOCA CANGREJA (Hasta 1950)

El armador Tim Liesenhoff lo tiene todo de cara para revalidar el título conseguido el año pasado. El Marigan (1898), uno de los dos barcos del siglo XIX en competición, fue segundo, a muy poca distancia en compensado del sorprendente ganador de la prueba de hoy, el Gipsy (1927), del armador santanderino Ricardo Rubio, que entró el último de su clase en tiempo real, a casi una hora de distancia del Hispania (1909), pero que resultó ser el que había navegado mejor en función de su ráting, marcado por su eslora de sólo 11,90 metros. El Kelpie of Falmouth (1928) ocupa la tercera plaza provisional, empatado a cinco puntos con el Gipsy.

ÉPOCA MARCONI (Hasta 1950)

El Manitou (1937), el que fuera barco de John Fitzgerald Kennedy, hoy armado por Phil Jordan, aguantó la presión de sus rivales y se mantiene al frente de la clasificación general de la clase Época Marconi. Hoy fue segundo, a cinco minutos en tiempo compensando del Entreprise (1939), de Albert Kusak, ganador de la jornada, que mantiene sus opciones de triunfo a sólo un punto del líder. En tercera posición se situó el Halloween (1926), de Mick Lotter, que mejoró su actuación del primer día con un tercer puesto. The Blue Peter (1930), retirado, abandona la pugna por la victoria.

CLÁSICOS (De 1950 a 1975)

El dominio italiano volvió a ser total en Clásicos. El Stella Polare (1965), comandado por Maurizio Filippini, ganó la regata de hoy en tiempo real y obtuvo además una ventaja de más de siete minutos en compensado sobre su compatriota Chaplin (1974), que fue segundo y se sitúa tercero en la general, por detrás del Capricia (1963). El Corsaro II, patroneado por Marco Mazzini, ganador de la regata inaugural tras ser corregida la clasificación, perdió toda opción de adjudicarse la Illes Balears por la rotura del génova. Mañana volverá a navegar, según confirmó su comandante, pero no podrá recuperar el tiempo perdido.

ESPÍRITU DE TRADICIÓN

El Fátima (1970), de Diego Caro, dispone de un ‘colchón’ de tres puntos para ganar la Illes Balears Clàssics y terminar con la supremacía del ruso Tichiy Don (1981) en la clase Espíritu de Tradición. El barco español del Club de Mar Mallorca ha ganado las dos mangas disputadas y, lo más importante, ha demostrado ser muy competitivo en cualquier circunstancia: ayer con ventolinas y con viento duro. La segunda posición en la jornada de hoy fue para el Pas Encore (2005), de Eduard Salas, que cedió más de dos minutos al líder tras la corrección de tiempos. Tichiy Don, tercero en la prueba, conserva de momento la segunda posición en la general con cinco puntos. El empate entre Pas Encore y Orsa Maggiore (1994), de Diego Catalano, deja abierta la lucha por el podio en esta clase donde compiten embarcaciones botadas con posterioridad a 1975 pero que conservan el espír itu de los clásicos.

DRAGÓN

CLASE DRAGÓN

Las duras condiciones meteorológicas no intimidaron a las seis tripulaciones de la clase Dragón con casco de madera que participan en la regata. El Thalatta sueco de Thomas Tillbert, lidera la clasificación general con un parcial de 1-1-2 y cuatro puntos, seguido del Rogue, del holandés Rom Loopik, que hoy fue tercero en las dos regatas disputadas y suma ocho puntos. El Dragonera, del también holandés Robert Holthuizen, que se retiró en la primera jornada y hoy ha hecho un segundo y un primero, completa el podio provisional.

RI CLÁSICO

Sólo el Munga (1974), de Antonio Oliver Reus, cruzo la línea de llegada en la primera prueba de la clase RI Clásicos. El resto de participantes optaron por la retirada, lo que, salvo rotura, convierte al barco del Club Náutico de Porto Colom en seguro ganador del XX Trofeo Illes Balears Clàssics en su categoría.

DECLARACIONES

Domingo Carbonell, tripulante del Enterprise, confirmaba al llegar a puerto que la jornada había ido muy bien, aunque reconocía que “la regata ha sido complicada, con condiciones muy variables y tormentas”. Para Carbonell, las claves que les permitieron obtener la victoria en la segunda prueba fue “la constancia y haber sabido resolver los problemas que hemos tenido al romper el spi”.

Antonio Mincolelli, tripulante del Capriccia, se mostraba muy contento con la primera plaza obtenida hoy. “Ha ido muy bien y ha sido muy divertido, pese a la lluvia y el viento”, explicaba el regatista. “Sin duda es una experiencia muy positiva para aprender, aunque también agotadora”. A falta de una jornada de regatas, Mincolelli se mostró convencido de las oportunidades del Capriccia para alzarse con el trofeo.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.