La Guardia Civil investiga las actividades “Offshore” de Jaume Matas

La Guardia Civil apunta, en un informe al que ha tenido acceso Europa Press, que el expresidente del Govern Jaume Matas evadió “importantísimas” cantidades de dinero que amasó mientras era máximo mandatario de la Comunidad Autónoma, y que procedía de diversas obras públicas adjudicadas durante su último mandato (2003-2007), entre las que se encuentra el velódromo Palma Arena.

En un documento de ocho páginas firmado por el Capitán Jefe de la Unidad de Policía Judicial del Instituto Armado, Bartolomé del Amor, e incorporado al conocido como caso Palma Arena, la Guardia Civil expone que el también exministro se apropió de cohechos procedentes de concesiones irregulares a distintas empresas y que éstos fueron desviados a paraísos fiscales y terceros países.

Según el informe, estas operaciones se llevaron a cabo “muy posiblemente” a través de testaferros o entramados societarios, haciendo hincapié en el hecho de que, tras perder las elecciones autonómicas de 2007, Matas fijó su residencia en Estados Unidos, donde efectuó diversas transacciones a través de la red financiera y bancaria del país norteamericano.

La Guardia Civil subraya en esta línea cómo el tren de vida y el “sustancioso” incremento patrimonial de Matas y su mujer, Maite Areal, “no ha sido justificado ante la Justicia” y son “totalmente incompatibles” con los cargos e ingresos reales que obran en poder de la Agencia Tributaria. De hecho, destaca que al hacer un balance entre ingresos y gastos de sus cuentas corrientes y libretas bancarias, tan sólo se produce un desfase de 1.000 euros “como máximo”.

En concreto, el informe dio pie a la apertura de unas investigaciones en torno a la fortuna que Matas tendría oculta en EEUU y cuyo secreto, tras cuatro años bajo sigilo, fue levantado este lunes por el juez José Castro. Las sospechas afloraron, entre otros motivos, cuando el exministro tuvo que hacer frente a la fianza de tres millones de euros que el juez le impuso en marzo de 2010, y cuyo pago le permitió eludir entonces su ingreso en prisión preventiva.

El Instituto Armado centra su análisis “muy particularmente” en la estancia del exjefe del Ejecutivo balear en el país norteamericano, haciendo constar, entre otras circunstancias, que según el certificado de residencia expedido el 3 de octubre de 2007 por el Consulado General de España en Washington, la residencia de Matas coincide con el domicilio social de la empresa Aremas LLC, de donde se han constatado varias órdenes de transferencia a España.

Asimismo, figura el traslado del matrimonio a su nuevo domicilio en Nueva York, donde el expresidente estaba trabajando para la empresa PriceWaterHouse. El informe añade que del mismo modo se ha conocido la utilización, por parte de Matas, de la red financiera de EEUU para realizar varias transacciones, detectadas desde las entidades Bancaja Miami Branch y United Bank.

El documento hace asimismo un análisis pormenorizado de numerosas adquisiciones efectuadas por el matrimonio y que no corresponderían con los ingresos que Matas obtenía como presidente. En el marco de este “ingente” y “desmesurado” incremento patrimonial, subraya el informe, se encuentra la compra y reforma de una antigua casa señorial en la céntrica calle Sant Feliu de Palma, que llevó a indagar la procedencia de los fondos manejados por Matas.

“TRAMA INSTRUMENTALIZADA POR MATAS EN SU BENEFICIO”

Según la Benemérita, para la adquisición del conjunto del inmueble “se orquestó una trama societaria” tras la que “existen fundadas sospechas de que fue instrumentalizada por el propio presidente en su beneficio”. De hecho, apunta que el precio de adquisición del metro cuadrado que se declaró fue “más propio de una vivienda social o protegida, cuando en realidad se trata de un conjunto histórico de gran valor arquitectónico de estilo italiano del siglo XVI que la propia Agencia Tributaria cifra en 2,5 millones de euros”.

Es más, en el registro efectuado en el conocido como ‘palacete’ se evidenciaron, recuerdan los investigadores, numerosas reformas, acabados, calidades, domótica, complementos, electrodomésticos, obras de arte, artículos de lujo y otros “imposibles de pagar con los ingresos y patrimonio declarado por el matrimonio”. De la investigación realizada sobre ellos, se desprende que la práctica totalidad fue pagada en efectivo con dinero de procedencia desconocida.

El informe también se centra en una vivienda ubicada en el lujoso barrio de Salamanca de Madrid y ocupada por los hijos del expresidente, pese a figurar a nombre del exconseller Bartolomé Reus, quien sostiene ser el propietario y tenerla alquilada a Matas por 2.500 euros mensuales. La Guardia Civil le considera, no obstante, testaferro u hombre de paja del exmandatario balear.

HIPOTECA POR VEINTE AÑOS A NOMBRE DE LA MADRE DE MATAS

Una tercera vivienda constituye el foco de las pesquisas. Se trata de un chalet ubicado en la costa de Mallorca, más en concreto en la Colònia de Sant Jordi. La compra se formalizó en diciembre de 2002 mediante hipoteca concedida a nombre de la madre de Matas, entonces de 82 años y “quien cobra una mínima pensión de contribución y viuedad”, por un periodo de veinte años. La Guardia Civil recalca que estas circunstancias evidencian “una nueva artimaña para ocultar el verdadero patrimonio”.

El informe recuerda cómo se han documentado compras en efectivo de relojes de lujo y joyas en importantes tiendas de Madrid y Palma por más de 100.000 euros, además de obras de arte, esculturas y cuadros por unos 60.000. También continuos viajes “a lo largo de la geografía nacional y países de otros continentes, tanto de placer como de eventos, en los que no se ha escatimado tipo alguno de gastos, incluidos paseos en helicóptero”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.