El Ayuntamiento culpa a la antigüedad de las redes los cortes de agua en Es Molinar y el centro de Palma

Operarios de EMAYA han restablecido este mediodía el suministro de agua potable a seis edificios de la calle Vicari Joaquim Fuster de la barriada del Molinar después de que a primera hora se haya producido una rotura en la red de distribución de esta vía. Se da la circunstancia de que ésta es la segunda avería en la red de agua potable que se produce en la zona de la Gruta después de que ayer sábado operarios de la empresa municipal tuvieran que trabajar desde primera hora de la mañana hasta entrada la madrugada para resolver diversas incidencias en la red.

Por otra parte, la empresa municipal también ha tenido que actuar a lo largo de la mañana de hoy en la calle San Felio del centro de Palma, donde una rotura ha obligado a cortar el suministro hasta mediodía a seis edificios.

Todas estas averías tienen como denominador común el desgaste que presentan las tuberías como consecuencia de más de 40 años de servicio. Ambas zonas están incluidas dentro de los 44 km considerados de atención prioritaria por EMAYA como también lo son Es Fortí, Son Cotoner, Son Espanyolet y General Riera, donde EMAYA, gracias a las medidas de ahorro y eficiencia en la gestión de los servicios, ha podido invertir más de 5 millones de euros para renovar 12 km de tubería. Para este año también está previsto iniciar la renovación del tramo más sensible de la arteria de Ponent, una de las conducciones principales de la ciudad que ha sufrido 3 averías en los últimos dos años, una de las cuales afectó a más de 60.000 ciudadanos.

La dirección recuerda que históricamente el 60% del presupuesto anual de EMAYA se ha destinado a cubrir gastos de personal, lo que ha condicionado de manera reiterada la capacidad de inversión con recursos propios de la empresa. Infraestructuras estratégicas como los embalses, las plantas de potabilización o lo depósitos reguladores de Son Anglada, claves para el abastecimiento de agua a la ciudad, tienen en muchos casos una antigüedad superior a los 40 años lo que convierte su renovación en una prioridad. En este sentido, desde la dirección se ha puntualizado que “no se puede aumentar el gasto de personal cuando infraestructuras fundamentales para el bienestar de los ciudadanos requieren de una atención prioritaria y son objeto de frecuentes averías”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.