SATSE atiende un millar de quejas por la inscripción de la bolsa única de enfermería

El Sindicato de Enfermería ha recibido cerca de un millar de quejas de enfermeras que intentan apuntarse a la bolsa única de empleo con constantes trabas y que no reciben respuesta por parte de la administración. Sólo en la sede autonómica se atienden unas veinte llamadas diarias, a las que se suman las recibidas en cada una de las delegaciones de SATSE y los correos electrónicos.

El Sindicato de Enfermería comprueba diariamente el estado de exasperación de las profesionales sanitarias que llaman a los teléfonos que el IB-Salut ha habilitado sin que nadie responda al otro lado de la línea; que envían e-mails cuya respuesta es imprecisa o que directamente no son contestados y que ven cómo pagan 14,11 euros por el hecho de tener acceso a un trabajo (algunos hasta dos y tres veces) viendo como después se les bloquea la página. SATSE denuncia que durante todo el mes de agosto la respuesta a las quejas fue nula, si bien en septiembre ha mejorado ligeramente y, aunque con retraso, se van contestando algunas dudas.

El sindicato acusa al IB-Salut de haber abandonado a su suerte tanto a los funcionarios encargados del proceso como, sobre todo, a los candidatos a entrar en bolsa, que más allá de enfermería y sus especialidades se estiman en 50 mil personas. Cuatro teléfonos que no responden, dudas que se han resuelto dando largas y la ausencia de un trato más personalizado que asesore a los candidatos porque la administración no ha dotado de más personal y medios un proceso que se presumía complejo y que parte de una página web en constante remodelación pues desde que se abrió genera fallos que se van modificando sobre la marcha. El Sindicato de Enfermería ya advirtió de la importancia de conocer con tiempo el sistema informático con el que se quería implantar la bolsa y señala que a día de hoy es lo que está dando mayores problemas a los usuarios.

SATSE recuerda además que en su día impugnó la bolsa única porque, entre otras cosas, no garantizaba un sistema de contratación justo, ágil y transparente. Posteriormente el Sindicato también rechazó un baremo de méritos elaborado mayoritariamente por personal administrativo, de gestión y auxiliares y técnicos sanitarios ( en vez de representantes de enfermería o médicos) que menosprecia apartados tan importantes como la experiencia profesional o la formación continuada mientras sobrevalora cuestiones menores como tener una segunda titulación diferente a la necesaria para ejercer.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.