El sector fundacional balear atiende a más de medio millón de personas

El sector fundacional español ha mantenido su actividad durante el periodo de crisis correspondiente a los años de 2008 a 2012, en que se ha producido un ligero aumento de los gastos al pasar de 7.600 millones de euros a 7.939 millones de euros, de acuerdo con el segundo informe sobre “El sector fundacional en España: Atributos Fundamentales”, que ha sido presentado este miércoles en la sede de la Fundación Barceló.

El documento, elaborado por el Instituto de Análisis Estratégico de Fundaciones (INAEF) y que refleja la actualidad del sector en base al análisis pormenorizado del mismo en el periodo 2008-2012, ha sido presentado por el director general de la AEF, Silverio Agea, y el investigador y catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha, Juan José Rubio, con especial énfasis en el análisis del sector fundacional balear.

De acuerdo con el análisis llevado a cabo por los expertos, las fundaciones españolas han utilizado su capital y han desinvertido con el objetivo de mantener la actividad fundacional. Esto es debido al comportamiento de ingresos y gastos que durante todo el período considerado -con excepción del año 2009-, han superado a los ingresos. A este respecto, los activos se reducen en un 13% y los ingresos en un 22%, mientras que los gastos lo han hecho en un 6,8%.

Durante este periodo de tiempo también se ha producido un aumento el número de beneficiarios directos netos de la actividad fundacional durante el periodo de crisis. Así, en 2008 hubo 17,8 millones de beneficiarios y en 2012 29,86 millones de personas. En 2012, la Comunidad Balear contó con 539.007 beneficiarios de sus actividades, lo que representa el 1,8% del total español.

Aunque los expertos destacan la relevancia alcanzada por la actividad fundacional en lo que se refiere a su impacto social, ponen de relieve que se comienza a vislumbrar el agotamiento del sector fundacional para hacer frente al conjunto de necesidades sociales derivadas de la crisis.

El comportamiento del sector desde el punto de vista del empleo ha sido positivo desde el comienzo de la crisis en comparación con el comportamiento en el conjunto de la economía española. Así el número de empleos directos remunerados ha pasado de 181.547 en 2008, a 196.551 en 2012. El sector fundacional en Baleares empleaba en 2012 por su parte a 3.567 personas, con una media de trabajadores por fundación activa de 21 empleados, lo que representa el 1,8% del empleo total en el sector fundacional español.

Los datos ponen de manifiesto la contribución del sector fundacional al desarrollo socio económico de España y su capacidad de hacer frente a la crisis con respecto a otros sectores de actividad. Pero las cifras revelan que “el sector requiere de la urgente puesta en marcha de mejoras normativas –mecenazgo-, como una necesidad vital para que las fundaciones tengan un funcionamiento técnicamente mejor y mejore su eficacia en el cumplimiento de los fines de interés general”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.