La Policía Nacional concluye que no hubo robo de un recién nacido en 1970 en Son Dureta

Ha sido sumamente laborioso pero las conclusiones son claras: no hubo robo de bebé. El pasado 14-05-13 la Policía Nacional inició una investigación relativa a la posibilidad que un bebé prematuro alumbrado en Son Dureta en 1.970 hubiera sido objeto de robo, simulando su muerte y posterior enterramiento. La denuncia fue presentada ante el Grupo de Homicidios que ha sido el encargado de realizar las investigaciones.
Fuentes documentales diversas

Las pesquisas se iniciaron con la consulta en las fuentes documentales habituales en este tipo de casos: Partes de atención en los hospitales o maternidades, certificados de defunción , inscripciones en Registro Civil, libros de inhumaciones del cementerio, etc… Lograda la recopilación de la mayoría de esos documentos, todos procedentes del año 1970, los mismos mantenían una secuencia cronológica y temporal perfectamente plausible. No obstante, este caso tenía una particularidad que lo distinguía de otros similares también investigados: la familia que perdió el bebé tenía una sepultura en propiedad, por lo que no hubo ni incineración ni inhumación en una fosa municipal, y era un excelente ocasión para completar la investigación si se hallaban los restos del cadáver del recién nacido supuestamente enterrado en el nicho identificado. Además la empresa funeraria municipal, tenía registrado en su libro de inhumaciones fecha y sepultura exacta en la que debía estar el recién nacido enterrado, y dados los enterramientos realizados con posterioridad en el mismo nicho (todos de adultos) era factible hallar restos del recién nacido de los que obtener muestras de ADN.

Exhumación y análisis.

Los investigadores solicitaron mandamiento a la Juez Instructora para realizar una exhumación y a pesar de las dificultades que se preveían para obtener muestras óseas de un cuerpo tan pequeño y frágil, se obtuvo el permiso. De tal modo, el 8 del pasado mes de Mayo, efectivos de Policía Científica y de Homicidios procedieron a examinar los restos que se encontraron en la sepultura de la familia denunciante, localizando lo que podía ser, en efecto, restos de un recién nacido junto a otros elementos óseos enterrados en el nicho investigado.

Dichos restos fueron enviados a la Comisaria General de Policía Científica al objeto de que se realizara el pertinente informe pericial de las muestras biológicas halladas en el cementerio.

Pues bien, el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses ha determinado que los restos examinados pertenecen a un recién nacido de pocos días y lo que es más significativo, tras analizar el ADN se corresponderían con el de la familia denunciante, por lo que puede afirmarse que en este caso, no hubo robo de bebé sino una sucesión fatal de causas que comportaron el fallecimiento de un recién nacido prematuro, habiéndose respetado todo el procedimiento documental y legal.

El Grupo de Homicidios ha cerrado otras 20 investigaciones sobre posibles robos de bebé desde el año 2.010, sin que hasta el momento se hayan encontrado indicios que permitan deducir la comisión de hechos delictivos.

La asociación “Orígens” ha colaborado desinteresadamente en varios de estos casos apoyando a familiares y a policías.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.