El PGOU propone una ciudad abierta a la mar buscando la máxima participación

El teniente de alcalde de Urbanismo y Vivienda, Jesús Valls, ha presentado el avance de planeamiento del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), “un documento muy completo para ser sólo el avance” que especifica criterios, objetivos y soluciones propuestas para plantear un nuevo modelo de ciudad. El teniente de alcalde ha añadido que el nuevo PGOU propone una Palma sobre cuatro directrices básicas: “apertura al mar, puesta en valor del centro histórico, rehabilitación, regeneración y renovación de los barrios, y potenciación de la ciudad como destino turístico”. Valls ha afirmado que se trata de un plan “realizable, único, transparente y sostenible”.

Necesidades de Palma -. El Plan es “realizable en ocho años, no tiene efectos jurídicos que vinculen a los ciudadanos, es fruto de las sugerencias ciudadanas y las mesas sectoriales, y es sostenible ambiental y económicamente”, ha resumido Valls, quien ha destacado que el equipo de gobierno quiere que “este documento de propuesta de la Palma del futuro, que nace de valores que todos compartimos, se apruebe según criterios de ciudad, no de legislatura”, motivo por el cual se solicita la máxima cooperación y aportación de alternativas.

Máxima participación-. El documento está abierto a “sugerencias y alternativas, con el fin de que el proyecto de ciudad sea de todo el mundo, y no sólo de técnicos y políticos”, según el regidor. Así, la participación durante todo el proceso ha sido una constante. A través de instancias al Ayuntamiento, blog y correo electrónico, el PGOU es un proceso lleno de apertura a la aportación ciudadana.

Propuestas en varias dimensiones-. Una vez realizado un diagnóstico de situación, el PGOU propone soluciones y actuaciones concretas en varias planos: social, económico, territorial y turístico, que se materializan en una decena de capítulos esenciales.

El modelo social: humanización del espacio-. Desde el punto de vista del modelo social, el PGOU es una apuesta por la humanización del espacio urbano, fundamentalmente, mediante la protección de núcleos tradicionales. Como medidas de conservación y respeto de la tradición y la idiosincrasia que la Historia ha ido dejando en la vida de nuestros barrios, se promueve la creación de Áreas de Régimen Especial. De esta forma, cascos urbanos como Santa Catalina y El Molinar, entre otros, se protegen arquitectónica y ambientalmente.

Pero además, se prevé un crecimiento sostenible del parque de viviendas. El suelo de nueva creación se centra alrededor del Camino de los Reyes y la Vía de Cintura, con el objetivo claro de compactar los agujeros del casco urbano.

La ciudad, más abierta-. Se persigue una ciudad más conectada con el mar, con varias actuaciones como la eliminación de los edificios de Comandancia Marítima, antigua Autoridad Portuaria y Aduanas, la creación de un bulevar en el Paseo Marítimo, la supresión de carriles de coche y el crecimiento de zonas para peatones, y la mejora del transporte público. Como dictan las normativas superiores, el PGOU incluye la posibilidad del tranvía, siempre sujeta a la sostenibilidad económica. Los accesos también favorecen la distribución más racional del tráfico, con una gran rotonda de entrada desde la carretera de Levante que divide a los usuarios entre la Vía de Cintura, el polígono de Nuevo Levante y el Paseo marítimo.

Conectores ambientales y corredores paisajísticos-. Considerando la protección del paisaje, se potencian las zonas verdes; así, el PGOU propone hasta un total de 10 conectores ambientales y siete corredores paisajísticos, actuaciones que garantizan la supresión de barreras arquitectónicas y la conexión entre barrios. Hay que destacar los de Cala Mayor-San Agustín, Bellver-Sa Teulera, Parque Lineal de Establiments, Parque de Levante-Son Güells, Torrente Gros y, sobre todo, el frente marítimo, entendido como la base a partir de la cual se configura Palma.

Sostenibilidad económica y ejes cívico comerciales-. El modelo económico del PGOU persigue una mejora de la competitividad, los servicios turísticos y la oferta complementaria, siempre bajo criterios de sostenibilidad económica. Así, el PGOU protege y refuerza el pequeño comercio con el desarrollo de siete ejes cívico comerciales, como los previstos en Pérez Galdós y General Ricardo Ortega. Los ejes cívico comerciales mejoran la calidad de vida del barrio, junto con el paisaje urbano, y fomentan el comercio tradicional, resultando “la verdadera apuesta del equipo de gobierno por el pequeño y mediano comercio”, como ha dicho Valls.

Urbanísticamente, se realiza una propuesta sobre Zonas M basada en la simplificación normativa.compatibles con la naturaleza de servicios, introduciendo un coeficiente de edificabilidad más beneficioso para el uso industrial que para el terciario administrativo.

Un territorio más protegido y sostenible-. Como parte del deseo de partir de una base de sostenibilidad medioambiental y eficiencia energética, se establecen criterios hacia la creación de una ciudad más compacta, con mejor aprovechamiento del territorio existente, sin consumir más suelo rústico; el desarrollo residencial se lleva a cabo sobre suelo que ya es urbanizable. De hecho, se desclasifican ganando como suelo rústico hasta 120 hectáreas con respecto del 98, haciendo pasar suelos urbanizables de Sa Bomba, Son Sardina o Génova, de urbanizables a rústicos.

También se incluye la creación de tres nuevos puntos verdes en los polígonos de Son Rossinyol, de Son Oms y de Can Valero.

Turismo, protección de los barrios y el patrimonio-. Uno de los puntos claves del modelo turístico de Palma es la protección del patrimonio. De esta forma se incrementa la protección y el número de edificios catalogados. Los barrios, y la ciudad en su conjunto, queda más protegida con la optimización de recursos en suelo urbano: se agota la edificabilidad, buscando mayor función social de la propiedad.
Así mismo, las operaciones de rehabilitación, regeneración y renovación urbana llevan a la transformación de barrios mediante la declaración de Área de Régimen Especial.

Hasta 13 polígonos de viviendas verán regenerada su trama, y se eliminarán sus Infra viviendas. Camp Redó y Son Gotleu, por ejemplo, son dos zonas incluidas dentro de las 7.704 viviendas afectadas por esta regeneración.

También se protegen y difunden las rutas de interés cultural, de cara a potenciar y difundir el patrimonio. Se proponen una ruta del Gótico, una ruta de protección de elementos de la red hidráulica, una ruta del Barroco y una de Castillos.

Tramitación y exposición pública-. La previsión es tramitarlo durante el mes de noviembre, para su aprobación en el Pleno ordinario del mismo mes. A continuación, habrá dos meses de exposición pública, y Valls ha afirmado que “la previsión es hacer una presentación pública durante el mes de diciembre, incluyendo a todos los ciudadanos, entidades, organismos y administraciones, para que sea un proceso participativo, con sugerencias y alternativas”, ha dicho Valls.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.