Greenpeace denuncia que las prospecciones en la Costa del Sol se planean en la zona con mayor riesgo sísmico de España

Greenpeace ha denunciado hoy en Málaga que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha concedido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva para las prospecciones de Repsol en el mar de Alborán sin tener en cuenta que los pozos para explorar hidrocarburos estarían en una zona sísmica, concretamente en el área con mayor riesgo de terremotos y tsunamis de España.

“Es un error inadmisible obviar el riesgo sísmico, lo que demuestra la falta de seriedad y rigor del Gobierno, un ejemplo más de su errática política energética. Este proyecto se debería descartar de inmediato al igual que otros como los de Canarias, Baleares, Valencia, Tarragona o el Cantábrico“, ha declarado Julio Barea, doctor en Geología y portavoz de Greenpeace.

A pesar de este grave error, es un proyecto que solo necesita recibir la luz verde definitiva del Ministerio de Industria, un mero trámite administrativo tras obtener una DIA positiva. Las prospecciones que planea realizar Repsol a menos de 10 kilómetros de Mijas (Costa del Sol), es el proyecto de exploración de hidrocarburos más cercano al litoral actualmente y supone un riesgo medioambiental, social y económico para toda la zona.

“Pedimos a los sectores pesquero y turístico que se impliquen más en la lucha contra las prospecciones y en favor de las renovables, porque ellos se verán directamente perjudicados si este proyecto sale adelante. Entre todos podemos parar este despropósito”, ha señalado Juan Alarcón, portavoz del Movimiento Ciudadano contra las Prospecciones en la Costa del Sol.

Cumbre europea sobre energía y clima, una oportunidad para un cambio de modelo

El presidente Mariano Rajoy asistirá esta semana, el 23 y 24 de octubre, al Consejo Europeo en el que los líderes de los Veintiocho decidirán sus objetivos energéticos y climáticos para 2030.

“El Gobierno debe dejar de ponernos en peligro con un modelo basado en energías sucias. Tiene que comprometerse con unos objetivos obligatorios y ambiciosos para el desarrollo de las renovables, el ahorro energético y la reducción de emisiones de CO2 para 2030. Esta es la verdadera fórmula del crecimiento, la de un futuro seguro y sostenible”, ha declarado Marina Bevacqua, experta en energías renovables de Greenpeace.

Las organizaciones ecologistas piden que los líderes de los Veintiocho que se comprometan con un objetivo climático de un 55% de reducciones de emisiones internas de gases de efecto invernadero (comparadas con 1990), un objetivo de energías renovables de un 45% y uno de eficiencia energética del 40% (comparados con 2005).

El reciente estudio La recuperación económica con renovables, elaborado por la consultoría independiente Abay Analistas para Greenpeace, demuestra que un sistema energético basado en renovables supondría un ahorro medio de un 34% en la factura energética (luz, gas, etc.) de los hogares españoles frente al año 2012. Los andaluces ahorrarían una media de 220 euros al año gracias a este modelo.

Si por el contrario, se mantiene un sistema basado en combustibles fósiles como el gas y el petróleo, Andalucía será una de las comunidades autónomas más perjudicadas, solo por detrás de Castilla- La Mancha, Baleares, Murcia, Madrid, Cataluña y Aragón.

El informe muestra que la creación de un sistema eléctrico 95% renovable para 2030 generaría más de 3.053.000 empleos durante los próximos quince años ligados a la construcción de nuevas centrales de energías renovables en todo el país. Supondría también un crecimiento anual de 2 puntos porcentuales en el PIB y un aumento de la producción de más de 545.000 millones de euros. Además, la producción eléctrica en el año 2030 generaría otros 203.000 puestos de trabajo. La inversión necesaria para ello sería de 19.535 millones anuales.

La campaña ¿La solución a las prospecciones? de la organización ecologista ha traído al barco Arctic Sunrise a la Costa del Sol durante cuatro días para apoyar el clamor popular contra las prospecciones. En solo día y medio de jornadas de puertas abiertas, el emblemático rompehielos de Greenpeace ha recibido a 2.294 visitantes, entre malagueños y turistas venidos desde países como Alemania o Portugal.

Mañana martes partirá hacia Canarias, adonde llegará el próximo 24 de octubre para continuar su petición de un modelo 100% renovable. Esta campaña supone la continuación y ampliación de la iniciada en junio con el Rainbow Warrior en Valencia y Baleares.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.