Nofre Moyà presenta en EMIFF su corto L’efecte aleatori

Café con Cine ha finalizado con una interesante charla en la que han participado Steve Sharp (protagonista del documental Honk for Steve), Nofre Moyà (director de L’efecte aleatori) y Yotam Ben David (director de Hisha’Arut. Se enviará nota de prensa con sus declaraciones).

Steve Sharp era un personaje más del paisaje de Los Ángeles hasta que Mainak Dhar decidió llevar su historia a la gran pantalla. Honk for Steve es la pequeña historia de este activista y empleado de una empresa de seguros que, desde hace doce años, se manifiesta cada viernes a las cinco de la tarde junto al Vista Theatre con una gran pancarta en la que reclama pitidos a favor del amor y contra la guerra. 

“Todo empezó con la invasión de Irak por parte de la administración Bush”, ha explicado. Un grupo de ciudadanos se reunió bajo el nombre de “Vecinos por la paz” y, de todos ellos, solo Steve Sharp persiste en su lucha. “Lo que hago es muy gratificante para mí”, ha afirmado. Sharp cree que su mensaje es interpretable, y que “cada persona tiene un significado” para la paz.

Pese a ser consciente de las limitaciones de la administración Obama, este activista considera que muchas cosas han mejorado y que el actual presidente de los Estados Unidos “es un progresista comparado con otros”. Con el recuerdo de los hermanos John y Robert Kennedy y de Martin Luther King sobre la mesa, Sharp ha sido contundente al afirmar que “si Obama se hubiera presentado con un programa socialista, ahora estaría muerto”.

Pese a que luchar contra “la poderosa industria militar” es prácticamente una quimera, Sharp no cae en el desánimo y recomienda “hacer todo lo posible individualmente” por un mundo mejor. “Debemos preocuparnos por quiénes somos porque tenemos la opción de elegir. En el mundo hay mucho dolor y sufrimiento y nosotros podemos llevar a cabo pequeños actos. Al final, de todo lo que se trata es del amor”, ha dicho Sharp para finalizar su intervención.

Nofre Moyà

El director mallorquín Nofre Moyà presenta en EMIFF su corto L’efecte aleatori, con el que ha ganado un premio recientemente en el Festival Utopia, en Washington D.C. Moyà ha hecho paralelismos con la historia de Steve Sharp, porque su corto se centra en los “mecanismos que utiliza el poder” para no perder sus privilegios en el ámbito de la política.

La película está inspirada en una obra de Isaac Asimov, cuyos textos parecen haber dejado de ser de ciencia ficción para derivar en realistas. “La realidad es ciencia ficción y los espectadores se divierten cuando ven el corto porque entienden el juego con Asimov”, ha comentado el director. “Si estamos cansados de lo que está pasando, hay que unirse para cambiar a los gobernantes y ver qué pasa”.

Moyà también ha hecho referencia a las decisiones institucionales que afectan a la cultura y que dificultan el desarrollo de este sector. “El Gobierno no apoya la cultura porque no quiere que la gente se exprese. Es una nueva forma de control en este país y no hay mucho que puedas hacer, aparte de gritar más alto”, ha dicho.

El cineasta ha hablado de sus futuros proyectos, que incluyen una película “acerca de dos personas que se mudan a Mallorca procedentes de Cataluña con visiones generacionales muy diferentes”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.