Greenpeace convoca concentraciones en todas las Delegaciones del Gobierno para liberar al Arctic Sunrise

Greenpeace convoca a sus socios y simpatizantes a manifestarse el próximo martes 25 de noviembre, antes las delegaciones de gobierno de las capitales de provincia de todo el Estado para pedir al Gobierno español que retire la fianza de 50.000 euros impuesta a Greenpeace y que está impidiendo que este barco pueda salir del puerto de Arrecife (Lanzarote), donde permanece detenido desde el pasado martes.

“Ni con embestidas, ni con multas, ni con mordazas. No nos van a callar y queremos demostrar que hay una mayoría social que defiende el derecho al medio ambiente y el deber de defenderlo”, ha declarado Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace. “El Ministerio de Fomento debe permitir la salida del Arctic Sunrise hacia Valencia para que siga cumpliendo su labor pacífica en defensa del medio ambiente y de las personas.”

El Arctic Sunrise se encuentra en estos momentos en el puerto de Arrecife, Lanzarote, arrestado por el Ministerio de Fomento, que exige una fianza de 50.000 euros para permitirle abandonar el puerto. La medida se tomó en respuesta a la protesta pacífica de Greenpeace del pasado sábado 15 de noviembre en el punto “Sandía”, que la organización protegía de las prospecciones de Repsol auspiciadas por el Gobierno central.

La organización ecologista recuerda que embarcaciones de la Armada Española embistieron a activistas de Greenpeace que intentaban realizar una protesta pacífica frente al buque de perforación Rowan Renaissance de la multinacional, que ha comenzado ya las las prospecciones para la búsqueda de petróleo en aguas de Fuerteventura y Lanzarote.

El barco Arctic Sunrise tenía previsto zarpar hacia Valencia para apoyar a los 16 activistas y el fotoperiodista independiente que se enfrentan a posibles penas de cárcel en lo que supone el juicio más duro al que se enfrenta Greenpeace en sus 30 años de activismo pacífico en España. La protesta por la que están encausados se realizó en febrero de 2011 contra la central nuclear de Cofrentes (Valencia), un mes antes del accidente de la planta nuclear de Fukushima en Japón que marcó el declive del desarrollo de la energía nuclear en todo el mundo.

“No puede salir más caro defender el medio ambiente que destruirlo”, ha señalado Soto. “No se puede imponer una fianza de 50.000 euros o una multa de 300.000 por denunciar los riesgos de un accidente en una prospección petrolera, y no se puede condenar a unos activistas que señalaron los riesgos de una central nuclear con graves problemas de seguridad ni a un fotoperiodista que informaba sobre aquella protesta”.

Greenpeace va a recurrir la detención del Arctic Sunrise en Canarias por considerarla totalmente desproporcionada. La organización nunca elude la acción de la Justicia, pero no va aceptar una medida que considera un atropello. Considera que detrás de esta medida se quiere esconder la también desproporcionada actuación de la Armada que embistió a las lanchas de la organización mientras realizaban una acción pacífica, tal y como se puede ver en el vídeo de los hechos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.