El Club d’Esplai Jovent celebra sus 35 años de existencia

El Club d’Esplai Jovent, un club pionero en Mallorca por su metodología pedagógica, cumple 35 años. Durante este mes de diciembre está celebrando un amplio y diverso programa de actividades socioeducativas, culturales y sociales en las que están participando tanto familias y niños como monitores que a lo largo de todo el año trabajan de forma voluntaria por un mundo mejor.

El día más esperado es, sin duda alguna, este lunes, día 8 de diciembre, a las 12 horas, en el que se ha organizado un acto solemne donde medio millar de niños/as de todas las edades recibirán los símbolos identificativos de cada grupo.

El Club d’Esplai Jovent cuenta en la actualidad con alrededor de 500 niños/as y 110 monitores voluntarios. El voluntariado se retroalienta a partir de los mismos jóvenes que acaban en el club y que deciden continuar como monitores instructores asumiendo “la lucha social por un mundo mejor”.

El Club d’Esplai Jovent inició su actividad en 1979 cuando el carismático sacerdote Bartomeu Suau fue destinado a la parroquia de sa Indioteria. Desde que llegó a la zona se propuso combatir los elevados índices de delincuencia y marginación a partir del contacto directo con las familias.

Por este motivo, organizó en 1980 unos primeros campamentos en Menorca con los niños y niñas de las tres escuelas del barrio. El éxito fue tan importante que en los mismos campamentos sometió a votación una propuesta de creación de un club juvenil para el barrio. La propuesta fue masivamente aceptada por niños y jóvenes, y a lo largo del curso 1979-1980 se puso en marcha el Club d’Esplai Jovent, con más de 50 monitores voluntarios. Desde el principio el club se tuvo que organizar en grupos de edad y secciones dado que se apuntaron más de trescientos niños. Se diseñó una metodología basada en ideas “madre” y en una pedagogía humanista que fomenta el compromiso social y un entorno (el barrio) de prevención.

Con su capacidad de liderazgo, Bartomeu Suau poco a poco se fue ganando la confianza y el respeto de las familias y, de paso, de las entidades que ya había antes de su llegada al territorio (asociación de vecinos, clubes deportivos, etc.). Así fue como, con el paso de los años y con el respaldo del club, fue generando otras iniciativas de carácter social que transformaron el barrio en una comunidad cohesionada que hoy en día cuenta con una importante red social. Entre estas iniciativas destacan: el grupo de acción social de la parroquia (1982), la Cooperativa Jovent (1984), el edificio para las Personas Mayores (1986), el Centro Sociolaboral de Inserción (1995), la Granja Escola Jovent (1984 y 1998), la Plataforma de Entidades de sa Indioteria (1998), la Associació Jovent Segle XXI (1998), la reforma la iglesia (2005) y una segunda reforma del Club d’Esplai Jovent (2005). También se inició en 2006 la reforma del Centro Cívico sa Midoneria que entró en funcionamiento en 2012.

El Club d’Esplai Jovent se convierte en el principal dinamizador de las fiestas populares, de las cabalgatas de los Reyes en Navidad, de las celebraciones de Pascua, etc., además de impulsar numerosas actividades propias de las parroquias: cursos para matrimonios, catequesis, etc.

Entre las últimas actividades, destaca en enero de 2008 puesta en marcha del programa “Jovent: Apadrinamiento de Iniciativas Solidarias” con el que se involucra a numerosos empresarios de Mallorca en proyectos para la infancia, la juventud y la comunidad.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.