El PSIB denuncia nuevos recortes del PP en atención social en Palma

El PSIB-PSOE en el Ajuntament de Palma ha denunciado que el actual catálogo de prestaciones económicas es un coladero de nuevos recortes. Entre otros, Palma ha puesto un límite, según el cual una familia sin recursos de 4 miembros sólo recibirá 137 euros al mes para gastos de alimentación, higiene, productos de limpieza del hogar y ropa de uso personal a través de la tarjeta Palma amb tu.

Los socialistas han presentado una propuesta al pleno del Ayuntamiento de Palma para revisar el actual catálogo de prestaciones económicas 2014/2015 e intentar dar cobertura a las necesidades básicas de la población en riesgo social, después de conocer que el consistorio ha dejado fuera, entre otros, los gastos sanitarios y de medicamentos, y que impone límites restrictivos a las ayudas para comedor o libros de texto. Así, reclaman al gobierno municipal que pacte el catálogo con las entidades del tercer sector.

“El actual catálogo de prestaciones económicas es un instrumento a través del cual el Ayuntamiento de Palma ha aprovechado para introducir nuevos recortes. Algo del todo incompresible, más si tenemos en cuenta los datos del último informe de Foessa y Cáritas, que sitúan la tasa de pobreza de Baleares en un 27,8% y que reclama un esfuerzo a las administraciones en atención social” critica la concejala socialista Virginia Abraham.

La situación se agrava según Abraham cuando “descubrimos el establecimiento de límites económicos y de tiempo para recibir ayudas”. Así, los socialistas piden también un compromiso para incrementar los criterios de acceso a las prestaciones económicas, incrementar las cuantías máximas económicas, el tiempo de la prestación de determinados tipos de ayudas como la tarjeta básica de alimentos, o los libros de texto, entre otros.

El 18 de noviembre de 2014, se aprobó por Junta de Govern el catálogo de prestaciones económicas 2014 /2015 que regula las ayudas económicas para colectivos vulnerables fijando los máximos de las cuantías por concepto y tiempo de cada tipo de ayuda.

“El primer problema que nos encontramos es que los criterios de acceso a las prestaciones económicas son demasiados restrictivos por lo cual no permite acceder a una parte de la población que con mucho poca ayuda podría salir de su situación y recuperar su plan de vida personal” explica Abraham.

Además, la mayoría de las cuantías recogidas dentro de este catálogo son del todo insuficientes. Por ejemplo, la tarjeta de alimentación Palma amb tu tiene una doble limitación: temporal, seis meses prorrogables seis meses más y; económica, el máximo oscila entre 780 euros/anuales para personas solas (65 euros en el mes) y 1950 euros/ año para familias con más de 7 miembros (162 euros en el mes).

“Con esta tarjeta se cubren necesidades básicas en concepto de alimentación, higiene personal, productos de limpieza del hogar y ropa de uso personal de personas y familias. Nos encontramos con el absurdo que una familia de 4 miembros tiene que cubrir sus necesidades de alimentación e higiene con una cantidad mensual para los cuatro miembros de 137 euros. Ridículo y totalmente insuficiente” cuestiona Abraham.

Otro ejemplo son los gastos de comedor escolar que se han establecido en un máximo de 150 euros/mes por unidad familiar o el material de educación como los libros de texto que únicamente se dan para la población infantil (3-5 años) dejando fuera del resto de la población menor de edad (6-17 años). Abraham lamenta que “150 euros por niño y año resulta totalmente insuficiente teniendo en cuenta los precios de los libros de texto y material escolar sin que haya otro tipo de recurso que garantice la igualdad de oportunidades entre la población infancia y adolescencia”.

Los socialistas recuerdan que otro de los problemas son todas aquellas necesidades que no se encuentran recogidas dentro del catálogo de prestaciones económicas, como es el tema de los medicamentos y los gastos sanitarios de los usuarios de los servicios sociales, es decir, de aquellas personas sin ingresos, que necesitan ayudas económicas urgentes. Estos gastos afectan entre otros a la compra de medicamentos, pago de las tarjetas sanitarias, gafas, tratamientos dentales, etc. Abraham destaca que “esta situación puede ocasionar problemas graves a los usuarios, dejando sin una atención sanitaria básica a muchas personas que lo necesitan, especialmente en el caso de menores y enfermos crónicos”.

“Todo aquello que no hace o que no cubre la administración, en este caso el Ayuntamiento de Palma, tiene una repercusión directa con todas aquellas entidades sociales del tercer sector que si que intentan dar cobertura con los pocos recursos que tienen” recuerda la concejala socialista, recordando que “la mayoría de estas entidades están actualmente desbordadas y han visto como se recortaban las aportaciones que recibían de las administraciones, especialmente en el caso de Palma”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.