Cuatro de cada diez jóvenes de Inca han recibido fotografías íntimas de conocidos a través de internet

El alcalde de Inca, Rafel Torres y la concejal de Interior, Margarita Horrach han presentado hoy el primer estudio realizado en España sobre acoso a jóvenes por parte de adultos y compartimiento de contenidos de tipo sexual en las redes sociales.

Los policías Carlos Caballero y Manel Crespí, son los responsables de este trabajo que cuenta con el aval de la Universitat de les Illes Balears y que, por primera vez, aborda esta problemática desde el punto de vista de los jóvenes y también de los padres.

El estudio en concreto aborda la incidencia de conductas de riesgo de los adolescentes en internet centradas en el sexting y grooming.

El sexting es el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y / o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles. También se incluye en esta conducta la distribución de estos contenidos a terceras personas sin el conocimiento ni la autorización del remitente inicial.

El “grooming” es un nuevo tipo de problema relativo a la seguridad de los menores en Internet, consistente en acciones deliberadas por parte de un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un menor a través de internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual con imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual.

En el estudio, realizado el pasado mes de abril, han participado 304 jóvenes y también 104 padres y madres. De este estudio se extraen estos resultados en diferentes aspectos

En cuanto a la disponibilidad de internet y uso de redes vemos que el 92% de los jóvenes de Inca tiene un móvil con acceso a internet. El 91% de los jóvenes tienen perfil en Facebook, un 57% en Twitter y un 45% manifiesta tener canal en Youtube. Son porcentajes muy superiores a los niveles nacionales.

En referencia al posicionamiento de los padres ante las redes, únicamente el 26% de los padres encuestados y el 56% de las madres disponen de perfil en Facebook. Es más, el 32% de las madres y el 47,5% de los padres desconoce cómo funciona Facebook. En relación a Twitter el 79% de las madres y el 82,5% de los padres desconoce su funcionamiento.

En referencia a la sensación de seguridad de los padres ante internet los resultados demuestran que para los padres y madres en general, internet es un lugar poco seguro, en comparación con los hijos. Tanto es así, que tanto padres como madres, tienen una percepción de seguridad de internet que no llega al 5.

Los padres sí son conscientes del riesgo que tienen las nuevas tecnologías, si bien debido a la “brecha tecnológica” desconocen el funcionamiento de las nuevas tecnologías.

En cuanto a actitudes relacionadas con el grooming, el 31% de los jóvenes encuestados reconoce haber recibido mensajes en alguna ocasión de algún desconocido proponiendo para quedarse. De ellos el 13% en más de una ocasión. Entre los alumnos que contestan de manera afirmativa, el 22% son chicas, frente a un 9% que son niños.

Preguntados los padres sobre esta misma cuestión, es decir, si creen posible que su hijo/a hubiera recibido propuestas de un desconocido para quedarse, un 20% de los padres creen posible que al menos en una ocasión hubieran recibido este tipo de propuestas, frente a un 80% que no lo cree posible.

El 44% de los encuestados reconocen haber aceptado solicitudes de amistad de desconocidos, de ellos el 23% en más de una ocasión. Esta situación es un punto a trabajar, ya que los acosadores se suelen hacer pasar por jóvenes atractivos para atraer la atención de sus posibles víctimas. Únicamente el 22% de los padres/madres creen posible que sus respectivos hijos acepten una solicitud de amistad de una persona desconocida.

El 19% de los encuestados reconocen haber concertado citas con desconocidos, de ellos el 7% en más de una ocasión. Hacer constar que además de conocer si habían quedado con alguien, interesaba saber si en caso afirmativo habían avisado a alguien que iban verse con un desconocido, en este sentido únicamente el 10% reconoció que no habían avisado a nadie (un 0,2% de la población total estudiada).

Nuevamente la percepción de los progenitores ante esta pregunta, es muy inferior a las conductas de sus hijos, ya que únicamente un 6,7% de los padres encuestados ve capaces a sus respectivos hijos de concertar una cita con un desconocido.

El 68% de los jóvenes no lo dirían directamente a sus padres, un 22% no les diría nada a sus padres para no preocuparles. Un 46% esperaría a ver si la situación se pasa y sólo en caso contrario informaría a sus padres.

El 83% de los progenitores que participaron en este estudio creían de manera errónea que en el caso de que sus hijos fueran víctimas de situaciones compatibles con el acoso éstos los informarían de manera inmediata.

Si pasamos a hablar de sexting veremos cómo, el 41% de los jóvenes encuestados reconoce haber recibido en alguna ocasión fotografías íntimas de alguien conocido, el 19% de los encuestados en más de una ocasión. Un 45% manifiesta que recibió las fotografías íntimas de una persona diferente a la que aparecía en la fotografía.

Los padres como ha quedado acreditado en este estudio, mantienen el velo ante sus ojos, y únicamente un 14’5% creen posible que sus hijos en alguna ocasión hayan recibido fotografías íntimas de alguien conocido. El 18’5% reconoce haberse realizado a sí mismo alguna fotografía en la que aparecían en ropa interior o desnudo.

Poco más del 7,5% de los padres creen capaces sus hijos realizarse a sí mismos fotografías en ropa interior o desnudos.

El 87% de los jóvenes que reconocen haberse realizado fotografías a sí mismos en ropa interior o desnudos, las han compartido con otras personas. Sobre el total de encuestados, estos jóvenes suponen casi un 16% del total. Únicamente el 5% de los padres veían capaces sus hijos de compartir una fotografía de este tipo.

Si hablamos de herramientas de control parental veremos que de los 103 padres y madres encuestados, únicamente uno de ellos pudo indicar el nombre de un sistema específico de control parental.

Como conclusiones los autores del estudio establecen que:
-Los Padres son conscientes de que Internet plantea riesgos, si bien no disponen de los conocimientos necesarios para poder ejercer una función de supervisión sobre el uso que hacen sus hijos de las nuevas tecnologías. La minimización de las conductas de riesgo por parte de los padres. En la práctica totalidad de las preguntas realizadas, los padres tienden a tener una percepción muy reducida de las conductas negativas realizadas por sus hijos.

Se considera oportuno plantear sesiones de concienciación, que utilicen ejemplos prácticos, sobre cómo configurar la seguridad de sus perfiles en las redes sociales, mostrar ejemplos que evidencien como sus propios datos son vulnerables, etc.

Asimismo, sería interesante trabajar la confianza en sus padres para que comuniquen los problemas de seguridad que puedan tener en internet. Lo ideal sería que al igual que los padres enseñan a ir en bici a un hijo, explicándole las mejores técnicas, qué hacer para evitar caídas, y unas normas básicas de circulación, los pudieran acompañar de la misma manera en el el uso de las nuevas tecnologías.

A todo esto, el alcalde, Rafel Torres ha reconocido su sorpresa y preocupación por los resultados del estudio y ha admitido que “no tenía conciencia del nivel que ha alcanzado esta problemática. Esto es lo primero que debemos asumir tanto padres como jóvenes. Tenemos que abrir los ojos a esta nueva realidad”.

Torres ha anunciado que pasadas las fiestas el Ayuntamiento pondrá en marcha una campaña informativa a jóvenes y padres a través del Policía Tutor.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.