El Presidente de ASIMA afirma que hay que seguir construyendo en positivo

ASIMA dijo esta tarde adiós al programa de 50 aniversario y empezó a poner los pilares para construir otros 50 con la misma ilusión, pasión y proactividad que ha caracterizado la vida de esta institución, la primera organización empresarial española que arrancaba como clara alternativa a la encorsetada estructura franquista de la Organización Sindical Española.

El presidente de ASIMA, Miguel Bordoy, acompañado por los miembros de la Junta Coordinadora y Ejecutiva de ASIMA y un nutrido grupo de empresarios, trabajadores y entidades ligadas a ASIMA y a Son Castelló y Can Valero, felicitaron la Navidad 2014 y desearon los mejores éxitos para 2015 entre villancicos, buñuelos, churros, vino caliente y chocolate. Una estampa navideña en la que los empresarios, sus familias, los trabajadores y amigos de ASIMA fueron los verdaderos protagonistas.

Y fue para ellos para quien el presidente de ASIMA, Miguel Bordoy tuvo unas palabras de agradecimiento por “conseguir que, día a día, con ilusión y mucho trabajo, los Polígonos Empresariales de Son Castelló y Can Valero sean un motor de la economía balear”.

Asimismo, Bordoy tuvo un recuerdo para todos los que en su día creyeron en este sueño y con dedicación y pasión apostaron por impulsar un futuro económico, estable y de progreso para Mallorca.

“50 años de logros con un espíritu proactivo y positivo, que tenemos que seguir cultivando todos los días para mantener viva y dinámica a ASIMA”, explicó al hacer una defensa a pensar en positivo. “Son tiempos de construir, de ser positivos, de arrimar el hombro y entre todos podremos darle la vuelta a la situación económica. Tenemos que empeñamos en ver las cosas positivas del día. Tenemos que empezar a creer en que podemos mejorar”.

Por su parte, el conseller de Economía y Competitividad del Govern balear, Joaquín García, felicitó a la familia ASIMA por cumplir sus 50 años “viva y siendo una referencia nacional, en Baleares y Palma” y les deseó seguir trabajando cada día con “fuerza y ánimos en proyectos empresariales que creen riqueza y empleo”.

El acto se cerró con las voces del Coro del Colegio Madre Alberta, con un repertorio tradicional navideño como “Les dotzce van tocant”, “Gloria in excelsis Deo”, Santa Nit, Adeste Fideles.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.