El Govern atiende 315 solicitudes de mediación familiar

El Govern Balear ha registrado durante el año 2014 un total de 315 solicitudes de mediación familiar en el que ha sido el primer año de funcionamiento gratuito de este servicio en toda la Comunidad Autónoma. La Consejería de Familia y Servicios Sociales cumple de esta forma con los postulados de la Ley de mediación familiar, que instaba a la Administración pública a impulsarla. De las 315 solicitudes tramitadas, 169 han sido favorables, ya que cumplían con los requisitos necesarios para recibir la atención de una persona mediadora. De estas 169 solicitudes, han finalizado el proceso de mediación familiar 71, mientras que 65 se encuentran en fase de negociación entre las partes, y otras 33 no se han iniciado, ya que después de ser asignada la persona mediadora, las partes no han continuado el proceso.

La mediación familiar es un proceso voluntario al que se puede acoger cualquier familia para resolver conflictos entre sus miembros, por lo que de esta forma evitan tener que acudir a los tribunales. Eso sí, las dos partes tienen que estar de acuerdo, ya que en caso contrario no se puede iniciar el procedimiento. Las partes solicitan la ayuda del mediador o mediadora, que actúa con confidencialidad e imparcialidad. Así, la Dirección General de Familia y Menores dispone de un bolsín de mediadores familiares, todos ellos inscritos en el registro de Mediación Familiar y con una formación acreditada, tal y como regula la normativa, de forma que se garantice un ejercicio profesional de calidad. Actualmente, 46 profesionales integran esta lista: 36 en Mallorca, 8 en Menorca y 2 en Ibiza y en Formentera. Atendiendo a los partidos judiciales, Palma es el municipio que ha concentrado la mayor parte de las 169 solicitudes de mediación favorables. De los 71 procesos finalizados, la capital balear ha aglutinado 40, seguida de Maó, Inca y Manacor (8), Eivissa (6) y Ciutadella (1). El servicio de mediación ofrece siete sesiones, a través de las que se ayuda a los participantes a recuperar la comunicación con el otro miembro de la pareja o de la familia; da la posibilidad de llegar a acuerdos y evitar una imposición judicial; ayuda a reducir el malestar psicológico que a veces provocan estos conflictos, y puede evitar un procedimiento judicial de larga duración, así como las consecuencias emocionales y los costes económicos que genera.

Por otro lado, el Govern ha querido conocer el índice de satisfacción entre los usuarios de este servicio. De esta forma, 61 personas han sido entrevistadas, de las que el 50 % ha admitido haber conocido la mediación a través del juzgado o de su abogado. Además, el 56 % ha llegado a acuerdos, y más de la mitad de las personas que no lo han hecho, han reconocido que su relación con la otra parte ha mejorado. Según esta encuesta, el índice de satisfacción de los usuarios del servicio de mediación familiar del Govern es elevado, ya que el 70,4 % volvería a escogerlo si fuera necesario, mientras que el 90,1 % lo recomendaría a otra persona si le hiciera falta.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.