El Ajuntament estudiará propuestas alternativas para reducir los ruidos en calle Fábrica y La Lonja

La regidora de Sanidad y Consumo, Rosa Llobera, ha informado de que el Ayuntamiento estudiará cualquier propuesta alternativa que mejore los ruidos en la zona de la calle Fábrica y de La Lonja, ya que, según ha afirmado, “el informe elaborado por los técnicos a raíz de las peticiones vecinales constata incumplimientos de la normativa”.

Peticiones vecinales-. Llobera ha mantenido recientemente una reunión con representantes de la oposición, FEPAE, Pimem, CAEB y Federación de Vecinos en el transcurso de la cual explicó los detalles las actuaciones llevadas a cabo por Cort en materia de mediciones de ruidos en la zona de calle Fábrica, las plazas de la Lonja y Astilleros, las calles Apuntadores, San Juan y Montenegro y en el resto de la zona de la Lonja. Atendiendo a las peticiones presentadas por escrito por parte de dos asociaciones de vecinos de estas zonas, los técnicos municipales llevaron a cabo una serie de mediciones en materia de ruidos. Estas, que según Llobera “se han realizado siguiendo criterios técnicos, y no políticos”, han constatado incumplimientos que superan el máximo permitido por la normativa, que es de 11 anuales. Durante la reciente reunión, Llobera ya informó de que quedaba abierto, por espacio de un mes, el plazo para poder presentar alegaciones al contenido del informe elaborado por los técnicos municipales.

El informe, abierto a sugerencias-. El informe de medidas correctoras elaborado por los técnicos proponía la elaboración de un plan zonal para la calle Fábrica y las plazas de la Lonja y Astilleros que contempla la reducción de los actuales horarios de las terrazas de modo que, para los dos primeros casos, adelantaría el cierre a las 23.30 horas cada día en temporada alta y también los viernes, sábados y vísperas de festivos en temporada media. Para la plaza de Atarazanas se propone adelantar el horario de cierre a las 00 h. todos los días del año.

Sin embargo, la regidora ha aclarado que el equipo de gobierno “no está en contra de los restauradores, pero debe velar por el cumplimiento de los objetivos de calidad acústica”. Llobera ha recordado que el informe de medidas correctoras mencionado “no es más que un borrador, una propuesta técnica con medidas que harán que los objetivos de calidad acústica sean los establecidos por la ley”. Por tanto, la concejala ha mostrado totalmente favorable “a estudiar cualquier alternativa dentro del plazo establecido que ayude a reducir el ruido en la zona”, plazo el cual finaliza día 13 de enero.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.