Palma recauda un 87’2% más en licencias urbanísticas

El teniente de alcalde de Economía, Hacienda e Innovación y portavoz municipal, Julio Martínez, ha informado del incremento de la recaudación de tributos en concepto de actividades en el sector de la construcción. Concretamente, los dos tributos principales derivados de la actividad dentro del sector de la construcción, se han incrementado conjuntamente un 52’6% respecto del 2013. Para el portavoz, “es una muy buena noticia, otro indicador que confirma la consolidación de la recuperación económica de Palma, en un sector que ha sufrido especialmente la crisis económica, y que se añade a otros indicadores económicos con números positivos”.

Crecimiento de ingresos-. Por tributos, la tasa de licencias urbanísticas, que es la que se debe pagar al solicitar la licencia, es la que ha tenido un crecimiento más acusado, pues ha pasado de 3.123.664 euros en 2013 a 5.847.781 euros en 2014, un crecimiento del 87’2%, que supone un incremento de ingresos para la administración municipal de más de dos millones de euros. Como ha dicho Martínez, “hace tiempo que constatamos una mejora de la actividad económica de la construcción en Palma, ante el notable aumento del número de licencias de obras y actividades concedidas”. Esta tendencia queda confirmada por los datos. Concretamente, en el caso del impuesto sobre la construcción, que es lo que se abona una vez se ha obtenido la licencia favorable, ha experimentado un crecimiento de ingresos del 31’3%, al pasar de 5.062.992 euros en 2013 a 6.646.411 euros en 2014, una diferencia de 4’3 millones de euros.

En conjunto, los dos principales impuestos crecen un 52’6%, al pasar de 8.186.657 euros a 12. 494.193 euros, “una diferencia positiva de 4.303.536 euros que llegan a las arcas municipales sin tener que subir la presión fiscal, como era nuestro compromiso”, dijo el portavoz.

Rebajas para rehabilitaciones-. Cabe destacar, además, que recientemente el equipo de gobierno ha aprobado otro compromiso, referente al impuesto de construcción. Se pretende que este sea diferente “si hay consumo de territorio o si se trata de una rehabilitación”, como dijo Martínez. De esta manera, “se baja hasta un 25% del impuesto de construcción para rehabilitaciones”. Es decir, dependiendo del importe de la obra, se rebaja un 25% para importes de hasta 300.000 euros, un 10% para importes de entre 300.000 euros y un millón, y un 5% para rehabilitaciones de más de un millón de euros. Por otra parte, y dentro del fomento de la Smart City y la eficiencia energética, se rebaja un 25% el impuesto de construcción “en aquellas obras que mejoren la eficiencia energética, una medida adecuada que ayudará al sector y que afecta obras de rehabilitación que normalmente son de coste más elevado”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.